Literalmente, el escrito de Visteon a los trabajadores señala que "Cádiz Electrónica no cuenta con fondos suficientes para pagar ni las nóminas ni otras facturas pendientes y no hay nada que indique que esta situación vaya a mejorar en diciembre ni más adelante". En este punto cabe recordar que los trabajadores, según anunció su comité, se han visto a solicitar en grupo un crédito con una entidad bancaria para poder contar con liquidez los próximos seis meses, según publica Diario de Cádiz.

Según la multinacional "no tiene demanda"
Además, Visteon añade que la planta "no tiene demanda suficiente para mantenerse y no se ha enviado ningún producto acabado desde el 27 de octubre, por lo cual no va a recibir ningún ingreso".

Nuevo inversor
Sobre la búsqueda de un nuevo inversor, la dirección afirma que "dejó muy claro en el plan social propuesto que estaba dispuesta a transferir los activos de la planta a otra entidad jurídica para el beneficio de los trabajadores por un valor nominal. A los representantes sindicales se les proporcionó la documentación en la que se definía el proceso a seguir para realizar dicha transferencia. La posición de la empresa al respecto no ha cambiado". Sin embargo, expone que "la empresa ha hecho todos los esfuerzos posibles por encontrar un nuevo inversor que se haga cargo de los activos de la planta y genere empleo, sin que esto haya sido posible. No cabe duda de que no hay perspectivas viables de futuro para la planta de Cádiz Electrónica y de que ha llegado el momento de ponerle fin a esta situación antes de que la plantilla se encuentre en una situación de no percibir ingresos ningunos por seguir con una vía que no es realista".

Críticas del comité de empresa
Al respecto, desde el comité de empresa criticaron ayer esta actitud: "Dicen que no tienen dinero para pagarnos pero sí tienen 15 millones ya previstos para el cierre; es otra vacilada más".

Seguir negociando
Visteon sí se mostró dispuesta a seguir negociando "un paquete de indemnización con el comité de empresa y los representantes sindicales". En la circular, la empresa explicó que "no cabe esperar que ningún tercero nos vaya a proporcionar apoyo financiero ni de otro tipo. Aceptamos esta postura y, por ello, no consideramos que ninguna tercera parte pueda participar en estas importantes discusiones. En este contexto y bajo estas circunstancias, seguimos dispuestos a mantener negociaciones relevantes y constructivas con el comité de empresa para llegar a un acuerdo antes del cierre de este año 2011 y mientras existe la posibilidad de financiación. En esta negociación no tiene cabida ninguna propuesta de mantener la planta abierta, ni siquiera de forma temporal".

Rechazado por la Junta de Andalucía
Claro y rotundo. Además, esta explicación tiene otro matiz. Según fuentes de la compañía, el plan social presentado en su momento por Visteon fue rechazado al ser desestimado el ERE. Ese plan social contemplaba indemnizaciones que llegaban hasta los 35 días por año trabajo. Si se apura la fecha de final de 2011 o, como mucho, enero (cuando expire el plazo del preconcurso de acreedores) y no se llega a un acuerdo con los representantes sindicales, Visteon se limitará a abonar a los trabajadores "lo que marque la Ley".