De esta manera, la empresa tiene que volver a presentar la documentación y, según la normativa, queda paralizado el periodo legal de consultas (de 30 días a contar desde la presentación del ERE), que volverá a restablecerse una vez solventados todos los problemas detectados. A continuación, comenzará el plazo de 15 días del que dispone la Delegación Provincial de Empleo para resolver a favor o en contra de dicho expediente con extinción de 394 contratos fijos, según informa el Diario de Cádiz.

No es posible el cierre
Fuentes de la empresa confirmaron ayer a este periódico que, efectivamente, la tardía presentación (según sus planes iniciales) del ERE, más los plazos legales de obligado cumplimiento, hacen que no sea posible el cierre el 30 de septiembre, como anunciaron.

Nueva reunión mañana
Por su parte, el comité de empresa de Cádiz Electrónica volverá a reunirse con los representantes de Visteon mañana viernes, para seguir negociando el plan social presentado por la compañía. Mientras, los representantes de los trabajadores confían en que la empresa consiga encontrar a algún inversor que continúe la actividad.

Todos los grupos de la Diputación de Cádiz
De otro lado, la problemática de esta plantilla fue abordada y respaldada ayer en el pleno de la Diputación Provincial. Allí, la institución rechazó el cierre de la empresa y pidió, además, una revisión de las ayudas públicas que tanto el Gobierno como la Junta de Andalucía le han concedido, y que cifró en más de diez millones de euros. Fue el presidente de la Institución Provincial gaditana, José Loaiza, quien dio lectura a una declaración institucional en apoyo de la plantilla, suscrita por todos los grupos políticos representados en la Corporación, que concluyó reclamando una revisión de las condiciones que motivaron la concesión de ayudas públicas a favor de Visteon.

Maniobra "inaceptable"
El Pleno de Diputación considera que en Visteon se reproduce una "clara deslocalización hacia terceros países con mano de obra más barata". Una maniobra "inaceptable", según expresó Loaiza, a tenor de la "excelencia" tecnológica y los resultados alcanzados por la fábrica portuense.