Visteon se ha dirigido a la plantilla a través de un boletín informativo, en el cual expone que, "debido a la crítica y grave situación financiera" de la planta, "se ha confirmado que no hay dinero suficiente para pagar los salarios en noviembre correspondientes al mes de octubre" y que "tampoco se dispone de liquidez para anticipos".

La decisión de cerrar no ha cambiado
La multinacional se dirige "directamente" a cada empleado con intención de "asegurarse" de que es "plenamente consciente" de los acontecimientos relacionados con el preconcurso de la planta portuense. En este sentido, añade que "los motivos de negocio que obligaron a la empresa a tomar la decisión de cerrar 'Cádiz Electrónica' no han cambiado, pero la situación financiera se ha deteriorado drásticamente en los últimos meses". Destaca, asimismo, que "la planta es ahora insolvente y está operando al amparo del preconcurso de acreedores".

Notificación oficial
Señala que el pasado 8 de noviembre recibieron la notificación oficial del rechazo a la presentación del ERE, con lo que "se está preparando el correspondiente recurso contra esta decisión, que se presentará a la administración laboral sin demora".

Situación financiera de la planta
Apunta que, teniendo en cuenta la "grave y crítica" situación financiera de la planta, "la compañía se esforzará en proporcionar carga de trabajo en la medida en que sea posible y realista". Afirma que la factoría tiene "un inventario que asciende a varios millones de euros y la empresa ha seguido proporcionando materiales".

Reducción de la demanda de negocio
Sin embargo, "la demanda de su negocio se ha reducido considerablemente por la pérdida de más de la mitad del 'portfolio' de productos que tenía anteriormente y la planta no es capaz de realizar el suministro de una manera continua a los clientes, debido a las interrupciones que sufre en sus operaciones".

"Dañado"
"El negocio está claramente dañado", asevera la compañía, que agrega que 'Cádiz Electrónica' "tiene que lidiar con esta realidad y centrarse en la necesidad de hacer frente a sus problemas de insolvencia y atender las obligaciones con sus acreedores".

"No hay dinero" para los salarios
Advierte, asimismo, que "en ausencia de un acuerdo para el cierre de la planta, será cada vez más difícil mantener las operaciones de la planta a medida que empeora la situación financiera". De hecho, "se ha confirmado que no hay dinero suficiente para pagar los salarios en noviembre correspondientes al mes de octubre", y, de la misma manera, tampoco se dispone de liquidez para anticipos".