El consejero de Empleo, Empresa y Comercio, Javier Carnero, no ha convencido a los grupos de la oposición en su comparecencia de este martes sobre el uso para gastos personales de tarjetas de la extinta la Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo (FAFFE). Ciudadanos, que facilitó la investidura de Susana Díaz y viene sosteniendo al Gobierno, anunciaba poco después que solicitará la creación de una comisión de investigación. Su creación es solo cuestión de tiempo, dado que el PSOE no podrá impedirla. El resto de grupos también la reclaman.

Los portavoces de PP, Podemos, Ciudadnos e IU reprocharon a Carnero que hubiera ocultado información al Parlamento en una comparecencia anterior en la cual no dijo que Fernando Villén, exdirector de la FAFFE, había gastado 14.737 euros en un club de alterne con una tarjeta de la entidad, si bien dos días después el cargo fue anulado al ser abonada esa cantidad en metálico. La oposición quiso saber si el abono en efectivo salió del bolsillo de Villén o de la propia FAFFE, algo que el consejero no aclaró.

Carnero sí ofreció una información nueva sobre el uso de las tarjetas oficiales por parte de Villén. Este también gastó, además de los casi 15.000 euros del puticlub, otros 23.000 euros entre 2004 y 2008 que, al igual que en el caso anterior, fueron repuestos, pese a lo cual la Junta ha trasladado esa información al juzgado que investiga el caso.

El consejero intentó convencer a la oposición de que si no dio más datos sobre el uso fraudulento de la tarjeta en su comparecencia anterior fue porque la ley lo obligaba a no revelar información sensible que está sub judice. La tolerancia de Empleo con el mal uso del dinero público “es cero”, recalcó Carnero, que también dijo que la Junta había tenido una conducta proactiva para el esclarecimiento del caso.

La diputada del PP Teresa Ruiz-Sillero fue muy contundente en su argumentación: "O en la Faffe sabían que se habían gastado ese dinero en el puticlub o la Junta no lo sabía y lo han descubriendo ahora, las dos cosas son igual de graves".

El resto de portavoces de la oposición tampoco salieron convencidos de los argumentos de Carnero.