Aforamientos, desaforamientos y blindajes parlamentarios ante casos de corrupción. Eso es la secuencia de hechos políticos destacados en Andalucía en solo 24 horas. Mientras, como informó ELPLURAL.COM, el PP ha blindado a su ex alcaldesa de Jerez y ahora senadora, María José García Pelayo, por sus presuntas implicaciones en el caso Gürtel, en previsión de que tras la disolución de las Cámaras solo deba declarar ante el Supremo, el ex socialista José Antonio Viera, imputado en el caso ERE irregulares, miembro del grupo mixto del Congreso de los Diputados, ha entregado su acta y de esa manera, ha perdido su condición de aforado. Viera alega para su renuncia como diputado en el Congreso que lo hace "para tener una mayor libertad de actuación" en su defensa.

Carta a Jesús Posada
En una carta dirigida al presidente del Congreso, Jesús Posada, Viera expone que desea tener la mayor libertad de "actuación y dedicación" para "acreditar" su inocencia en el caso de los ERE irregulares. Se da la circunstancia de que el pleno del Congreso del próximo jueves iba a aprobar el suplicatorio solicitado por el Tribunal Supremo para continuar el proceso judicial contra Viera.

Renuncia a su aforamiento
El pasado lunes, la Comisión del Estatuto del Diputado otorgó un nuevo plazo a Viera para que presentara alegaciones a esa petición de suplicatorio pero, por el contrario, éste ha decidido renunciar a su condición de aforado antes de que fuera aprobada por el pleno de la Cámara. Con esta marcha, Viera se suma al expresidente andaluz Manuel Chaves y al exconsejero Gaspar Zarrías, que el pasado 25 de junio también renunciaron a su escaño en el Congreso tras ser imputados por el Tribunal Supremo en el caso de los ERE fraudulentos.

Abandonó el PSOE para pasar al grupo mixto
Viera no siguió los pasos de Chaves y Zarrías y mantuvo su escaño, aunque abandonó el PSOE y pasó a integrar el Grupo Mixto. Fue entonces cuando la Sala de lo Penal del Supremo solicitó el pasado 9 de julio su suplicatorio para investigarle en la causa seguida por supuestos delitos de prevaricación administrativa y malversación de caudales públicos. Viera fue consejero de Empleo de Andalucía y tras ser imputado pidió la baja del PSOE, pero no renunció al escaño, por lo que pasó al Grupo Mixto.