La mayoría absoluta del PP en la Diputación ha tumbado la petición vecinal, presentada mediante moción urgente por el Grupo Socialista, para que la institución acometa de urgencia la obra de reparación de un puente en la única carretera de acceso al municipio de El Burgo, cortado desde el 22 de mayo. A la sesión plenaria acudieron más de 200 vecinos del municipio. La noche antes, el equipo de gobierno se encerró en el salón de plenos en reivindicación de la obra, una vez que el presidente de la Diputación comunicara en una reunión con la alcaldesa a comienzos de mes de que el puente no se arreglaría.

Sin dineros para el puente pero si para la Plaza de Toros
"No hay dinero para el puente que nos tiene incomunicados y nos obliga a salir del pueblo por un carril y sí para destinar 300.000 euros de carreteras a las obras de la plaza de toros de Málaga", ha resumido la alcaldesa de El Burgo y diputada provincial socialista, María Dolores Narváez, en la rueda de prensa previa a la celebración del pleno. "Acudí a la reunión con el presidente con las 879 reclamaciones al presupuesto firmadas por los vecinos, por lealtad institucional, y su respuesta fue un no. Nos hemos encerrado porque la obra es urgente e importante, se trata del acceso al pueblo, competencia exclusiva de la Diputación de Málaga. No estamos pidiendo que se comience un proyecto o una obra menor, estamos hablando del acceso al pueblo", ha explicado.

Compromiso del PP
La alcaldesa ha enumerado las negociaciones con el equipo de gobierno. En diciembre hubo un compromiso del vicepresidente y encargado de Atención a los Municipios, Francisco Oblaré, de licitar las obras de urgencia para comenzarlas en febrero, pero el presidente comunicó en una reunión el 9 de enero que no habría dinero para el puente.

Urgencia de la obra
Durante su intervención en el pleno, la alcaldesa y diputada ha resaltado la importancia de la obra, su urgencia y la obligación que tiene la Diputación de acometer las obras. Tras la votación y ante la indignación de los vecinos presentes que comenzaron a expresar su rechazo, el presidente de la Diputación se marchó del salón de plenos junto al resto de diputados y diputadas del PP. "Ha sido una falta de respeto a los vecinos, que están ejerciendo ante los responsables públicos sus derechos y reivindicaciones. Éste es el PP cuando gobierna", ha declarado la alcaldesa.