El vicepresidente de la Junta de Andalucía y consejero de Administración Local y Relaciones Institucionales, Diego Valderas, se lo piensa. Ha abierto "un periodo de reflexión" sobre su intención inicial de viajar a los campamentos saharauis que luego trasladará posteriormente a la presidenta de la Junta y al comité de enlace entre PSOE-A e IULV-CA. Aun así, la incógnita no está despejada. ¿Viajará el vicepresidente a Tinduf pese a la oposición de la presidenta Susana Díaz a ese viaje? Lo más probable es que no lo haga, pero desde luego el portavoz del Ejecutivo, Miguel Ángel Vázquez, no lo ha dejado completamente claro en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno. ¿Por qué esa ambigüedad? Tal vez para no echar más sal en la herida de las diferencias internas o tal vez porque el vicepresidente no ha desvelado qué hará. La mayor parte de las preguntas formuladas por los periodistas intentaban aclarar el desenlace del desencuentro a propósito de Marruecos, pero el portavoz no enrocó tras la escueta respuesta de que Díaz le había reiterado esta misma mañana a Valderas que el viaje no era “aconsejable”, una opinión que, por lo demás, el vicepresidente ya conocía. INTERCAMBIO DE PALABRAS ¿Han hablado Valderas y Díaz?, le preguntaban a Vázquez. “Lógicamente han intercambiado palabras en la previa anterior a la reunión del Consejo y la presidenta le ha ratificado su posición en este tema”. ¿Pero habrá viaje? “No se lo puedo decir”. ¿Entonces no lo habrá? “Ya les he dicho cuál es la posición de la presidenta. Saquen ustedes conclusiones”. ¿Marruecos ha presionado, ha llamado a San Telmo? “No tengo constancia de comunicación en ese sentido”. ¿Y el Gobierno español le ha pedido algo al presidenta en el mismo sentido? “Las cuestiones de seguridad hay que tratarlas con mucha discreción y permítanme que no hable de una cuestión que afecta al Gobierno central”. Fue tanta la insistencia de los periodistas que finalmente el portavoz contestó: “Cuando acabe la rueda de prensa llamaré al vicepresidente para trasladarles después a ustedes su respuesta. PRESIÓN DE LA CUT Mientras tanto, el responsable de Institucional de la CUT, José Antonio Mesa, ha pedido al vicepresidente que "no dé marcha atrás" y acuda al Sáhara en representación del Gobierno andaluz, aunque esta decisión pudiera suponer la ruptura del pacto con los socialistas. La CUT es contraria al pacto de gobierno. Junto a ello, ha dicho que su organización no aceptaría que Valderas acudiera al Sáhara en calidad de representante de IULV-CA. Y  es que, según ha señalado, se comprometió con el Frente Polisario a ir en nombre del Gobierno andaluz, "algo que Díaz sabía perfectamente".