El consejero de Administración Local y Relaciones Institucionales de Andalucía, Diego Valderas, ha defendido hoy la "solvencia" del Gobierno de coalición entre el PSOE e IU para elaborar los presupuestos andaluces de 2015 y ha minimizado la oferta del PP para llegar a un acuerdo presupuestario.

Un debate de ruido
En declaraciones a los periodistas en el Parlamento andaluz, el también vicepresidente ha atribuido la oferta del PP a un "debate de ruido y a un gesto" más que a una verdadera intención de participar en la elaboración del presupuesto de Andalucía para 2015.

"La boca pequeña del PP"
Según Valderas, el Partido Popular hace esa oferta con "la boca pequeña" porque, además, plantea llegar a un acuerdo presupuestario sobre las bases de su programa. Asimismo, ha rebajado la polémica abierta en los últimos días sobre la negociación del presupuesto andaluz entre PSOE e IU y un posible adelanto electoral y ha defendido que el Gobierno de coalición "está obligado a acertar en los presupuestos".

Coincidencias entre PSOE e IU
De hecho, ha destacado que hay coincidencias entre las dos fuerzas políticas sobre los ejes fundamentales del presupuesto como son el mantenimiento de los servicios públicos, la reposición a los funcionarios de las pagas extraordinarias y en la necesidad de imprimir ritmo a lucha paro, aunque "no ha ocultado las dificultades" en la elaboración de las cuentas autonómicas.

Corrupción
No obstante, ha eludido pronunciarse sobre posibles intereses del PSOE de traer a colación el debate de la negociación de presupuestos para tapar los casos de corrupción, y ha compartido el argumento de la presidente andaluza, Susana Díaz, de que es una "obviedad" que si no hay acuerdo habrá adelanto electoral.

Más ritmo a las leyes
Valderas ha sostenido que hay que "imprimir ritmo a las leyes incluidas en el acuerdo de gobierno" y dar respuesta al proyecto de ley de banca pública, al de la renta básica y a una carta de derechos sociales y de ciudadanía.

Decreto de moratoria de suministros vitales
Ha avanzado también que en septiembre se aprobará un decreto de moratoria de suministros vitales para que "nadie se quede sin agua ni luz" mientras la Junta ultima una ley que dé respuesta a este problema ciudadano. Asimismo, ha reclamado al Gobierno central un plan de fomento agrario extraordinario porque las provincias especialmente olivareras tienen una previsión de pérdida de jornales en esta campaña.