Agentes de la Policía Nacional han llevado a cabo una operación contra el fraude a la Seguridad Social en Sevilla y ha desmantelado una "trama empresarial" que habría defraudado al ente público "más de 90.000 euros" a través de simulaciones de contratos a inmigrantes, que conseguirían ciertos beneficios administrativos y fiscales como permisos de residencia o subsidios por desempleo. Por el momento, un total de 13 personas han sido detenidas en el transcurso de la investigación, que continúa abierta. Según ha informado la Policía Nacional en una nota, doce de estas detenciones han sido en Sevilla y una en Canarias, y entre los detenidos se encuentra el presunto líder de la "trama empresarial", un abogado sevillano "que se encargaba de captar a los inmigrantes a quienes ofrecerles participar en la estafa". EL CAZADOR CAZADO En este sentido, ha precisado que la investigación se inició, sorprendentemente, a raíz de una denuncia interpuesta por parte propio del líder de la red y administrador de la falsa empresa que sustentaba la trama, en la que daba conocimiento del extravío de una documentación mercantil relativa al inicio de la actividad empresarial en la que constaban fechas y detalles de creación de la misma. Durante las gestiones realizadas para localizar la referida documentación, los investigadores observaron que existían "ciertas incongruencias" con respecto a las fechas de creación y de actividad de la misma, motivo por el que pusieron en marcha una investigación "para esclarecer posibles irregularidades en la empresa". En el transcurso de la misma, los agentes han descubierto que detrás de la empresa de la documentación extraviada "había realmente una auténtica trama construida para defraudar a la Seguridad Social" mediante la venta de contratos supuestamente falsos a inmigrantes a cambio de beneficios fiscales y administrativos, como permisos de residencia o subsidios por desempleo. De hecho, la Policía Nacional ha asegurado que los inmigrantes, "todos ellos en precaria situación económica", pagaban al empresario las cantidades correspondientes a las cuotas de la Seguridad Social por los falsos puestos que desempeñaban en la empresa ficticia montada al efecto y así poder, posteriormente, obtener esas ventajas derivadas de la cotización a la Seguridad Social. COBRABAN LAS CUOTAS PERO NO LAS INGRESABAN De otro lado, los agentes han subrayado que el letrado supuestamente captaba a sus clientes ofreciéndoles un contrato de trabajo y la posibilidad de acceder al cobro de prestaciones y subsidios por desempleo "a cambio del pago de las cuotas de la Seguridad Social por cada mes que estuvieran dados de alta"; cuotas que, insisten, "no eran ingresadas en el organismo público". Posteriormente, una vez cubiertos los plazos, "el líder de la organización despedía a los trabajadores contratados falsamente y les facilitaba la documentación necesaria para que pudieran acceder al subsidio por desempleo". Así, estas personas habrían defraudado supuestamente, entre las cuotas no satisfechas a la Seguridad Social por parte del falso empresario y las prestaciones cobradas indebidamente por los inmigrantes, "un total de 91.000 euros". De esta forma, la Policía Nacional ha recordado que esta operación se enmarca dentro del Convenio de Colaboración entre el Ministerio de Empleo y Seguridad Social y el Ministerio del Interior, sobre coordinación entre la Inspección de Trabajo y Seguridad Social y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, en materia de lucha contra el empleo irregular y el fraude a la Seguridad Social, suscrito en abril de 2013. La investigación, que se ha saldado con la detención de trece personas y que aún continúa abierta, se ha llevado a cabo por el Grupo II de la Brigada de Extranjería de la Jefatura Superior de Andalucía Occidental.