La noticia ha sobrecogido a la localidad rociera. Allí, efectivos de la Policía Local han detenido a una mujer que tratara a su hijo de siete años como si fuera un animal: el pequeño fue hallado en la casa solo, sucio, hambriento y en condiciones escalofriantes de salubridad. Los días que no había colegio y su madre tenía que marcharse a trabajar, encerraba al pequeño en una habitación cuya puerta aseguraba con cadenas y candados para que no pudiera salir. Y eso, cada día de seis y media de la mañana a cuatro y media de la tarde, según la Policía Local de la población onubense. La mujer ha sido detenida bajo la acusación de los delitos de abandono y malos tratos. LLANTO DESCONSOLADO La detención se produjo, según informaron a Efe desde la unidad 'Programa Mujer-Menor en Servicio de Apoyo Social' (Prommesas) de la Policía Local de Almonte (Huelva), después de que en la tarde del jueves agentes de este cuerpo y del Consorcio Provincial de Bomberos acudieran en auxilio del pequeño, que se encontraba “llorando desconsoladamente en el balcón de una vivienda”. El menor se encontraba encerrado en una habitación hallándose la puerta sujeta con cadenas y candados por lo que los bomberos procedieron a entrar en el domicilio después de constatar que no había ningún adulto al cuidado del menor, encontrando al niño sucio y hambriento, mostrando la habitación unas condiciones pésimas de higiene y salubridad. El menor fue trasladado al centro médico por agentes de la Policía Local para ser atendido debido al estado de ansiedad que presentaba y una vez allí los agentes le dejaron bajo la custodia de la Unidad Prommesas, que se ha encargado de la Instrucción de las diligencias. En el transcurso de la investigación llevada a cabo por esta Unidad se ha podido averiguar que el abandono de este menor durante largas horas no había sido un hecho puntual, sino que era algo común que su madre dejará al niño solo desde muy temprano hasta las cuatro y media de la tarde que duraba su jornada laboral todos los días que no había colegio. Igualmente los agentes, tras verificar el facultativo médico signos compatibles con posibles episodios violentos, abrieron esta nueva línea de investigación, consiguiéndose localizar a dos testigos presenciales que confirmaron los mismos por lo que se procedió a la detención de la madre por sendos delitos de abandono y malos tratos hacia su hijo y esta misma mañana ha pasado a disposición judicial. Los agentes de la Unidad procedieron al traslado del menor a Huelva para su ingreso en un centro de acogida, donde ya pasó la noche de ayer. EN LIBERTAD PROVISIONAL El juez del Juzgado de Instrucción número tres de La Palma del Condado (Huelva) está investigando a la madre de nacionalidad marroquí, F.E.A., por los presuntos delitos de abandono y malos tratos a su hijo de siete años, en el ámbito de violencia doméstica, y le ha impuesto una medida de alejamiento con respecto a este menor con la prohibición de acercarse a menos de 200 metros de él, informa Europa Press. La mujer trabaja como peón en la campaña fresera, y de ahí que saliera tan pronto de la vivienda, sobre las 06,30 horas para ir al trabajo. En cuanto al menor, estaba escolarizado en un colegio almonteño, por lo que la familia residía en el municipio desde hace tiempo. Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) en un comunicado, la mujer, que vivía sola con este hijo en un piso compartido de inmigrantes, fue detenida este jueves en Almonte y, tras pasar a disposición judicial el juez acordó su libertad provisional pero con medidas cautelares para proteger al menor, del que se encarga ahora los Servicios Sociales del Menor de Andalucía, quienes decidirán dónde y con quién va a vivir ahora el niño. Su padre, según informó la detenida, vive en Marruecos. NO PIDIÓ AYUDA SOCIAL Por su parte, el primer teniente de alcalde y concejal de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Almonte (Huelva), Antonio Joaquín Díaz Trigueros (PSOE), ha expresado este viernes su pesar por los hechos y ha precisado que la madre ni la del menor no había acudido a los servicios sociales del Consistorio para solicitar algún tipo de ayuda, así como tampoco tenían constancia de ningún problema familiar hasta que se produjo la intervención de la Policía Local por estos hechos. En este sentido, el concejal ha explicado que, una vez que los agentes auxilian al menor, esperaron a que la madre llegara a la vivienda y ésta les manifestó que "le era imposible dejar al niño con nadie" y que su voluntad al encerrarlo era "evitar" que accediera a algún elemento en la vivienda que le pudiera ocasionar algún daño a su hijo. Díaz Trigueros ha asegurado que Almonte cuenta con unos servicios sociales "sobredotados" debido a la importante población de la localidad y al flujo de personas que acuden a trabajar a la campaña agrícola.