Será una especie protegida y no atacará a la gente, pero viendo su tamaño la verdad es que da un poco de miedo. O incluso bastante miedo. Agentes del distrito Sur de la Policía Local, adscritos a la Delegación de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores, han logrado capturar sana y salva una iguana, una especie protegida, que medía cerca de dos metros. Los hechos ocurrieron el pasado fin de semana, cuando un ciudadano denunció a través del teléfono de Emergencias 112 que en las zonas comunes de uno de los bloques de la calle Castillo de Utrera, en Bami, se encontraba una iguana. La zona es muy concurrida porque está situada cerca del Hospital Virgen del Rocío. Tras la alerta, acudieron dos agentes a comprobar los hechos, localizando al animal sobre una medianera ubicada dentro de unas zonas comunes de los bloques de viviendas, desconociéndose cómo pudo llegar a dicho lugar. Tampoco se conocía ni su procedencia ni su propietario. Seguidamente, solicitaron los servicios del zoosanitario, consiguiendo entre todos capturar a la iguana sin que sufriera el menor daño. El animal fue trasladado inmediatamente a las instalaciones del zoosanitario, donde continúan las gestiones para localizar al propietario.