El cura de Huelma, localidad de la provincia de Jaén, ha negado a un homosexual casado la posibilidad de ejercer como padrino en la ceremonia del bautizo de una niña. El párroco entiende que  la situación de homosexual casado lo inhabilita para ello ya que dicha circunstancia lo sitúa "fuera de las normas de la Iglesia".

"Está fuera de las normas"
El cura se se defiende de las críticas que tal decisión está teniendo manifestando que él "no se ha se ha negado al bautizo de nadie", sino que lo que ha expresado es que "esa persona no podía ser el padrino porque está fuera de las normas". Tras la polémica desatada al dar a conocer este hecho el periódico provincial "Diario Jaén", el sacerdote se ha negado a realizar más declaraciones. Según publica "Diario Jaén" el sacerdote evitó que el hombre pudiera apadrinar a un bebé de seis meses el pasado sábado.

El cura se niega
En la información conocida hasta el momento se conoce que la familia de la niña que iba a ser bautizada le indicó al sacerdote su decisión de quien iba a ser el padrino. Tras ello el párroco preguntó si la persona  escogida estaba bautizada y confirmada. A ello la familia le informó que sí. Posteriormente el cura quiso saber también su estado civil y con quién estaa casado. Tras presentarle la documentación de su matrimonio y constatar el cura que la pareja de la persona elegida como padrino era otro hombre, este se negó afirmando que "no podía ser".