Félix Gil, diputado y secretario local de Podemos en Benalmádena, junto a Juan Carlos Monedero en un acto en  Málaga



Numerosas disensiones internas están saliendo a la luz en la formación Podemos de Benalmádena. Los enfrentamientos internos afloran de vez en cuando entre dirigentes y miembros de la base en este importante municipio de la Costa del Sol malagueña. El último roce significativamente de gravedad, ha sido el ocurrido el sábado pasado.

La asamblea no pudo celebrarse
Según denuncias militantes de Podemos en Benalmádena, la asamblea extraordinaria convocada para ese día terminó siendo denunciada ante la Policía Local por parte del secretario General y diputado autonómico de Podemos, Felix Gil. El acto no pudo desarrollarse tras la denuncia de Gil de que había sido convocada de manera "unilateral" por una miembro crítico de la línea oficial de la formación de Pablo Iglesias en el municipio. Gil, apelando a su condición de diputado autonómico, pidió a la Policía que comprobase si había permiso para la reunión.

Asamblea "ilegítima" por ser convocada unilateralmente
Para el diputado autonómico, Félix Gil, el acto convocado era "ilegítimo desde su convocatoria unilateral" y acusa a los convocantes de secuestrar las redes sociales de Podemos. La decisión de denunciarlo ante la Policía, y la propia causa de la denuncia, vendría avalada según el secretario general de Podemos, para prevenir un posible reparto de propaganda ilegal y, derivado de ello, una posible multa y sanción económica a la formación.

Dimisión del líder local
Desde el sector convocante de la asamblea aseguran que Felix Gil "no representa el espíritu de Podemos y que debe dimitir cuanto antes". Creen que "ha vuelto a retratarse de la manera más dictatorial, como si de otro tiempo predemocrático se tratara" al enviar a la Policía para así evitar una reunión asamblearia en la que se iban a adoptar decisiones que no convenían a Costa del Sol Sí Puede Benalmádena. Achacan al envío de miembros de la Policía para para el acto el hecho de que las personas que comenzaban a congregarse, se marchasen y recuerdan como Gil conminó a los agentes a para la asamblea aprovechándose para ello de su condición de parlamentario andaluz a lo que apeló.

En contra de que los dos concejales perciban sueldos
Esta tensa situación vendría generada por un sector crítico con el oficialismo de Podemos Benalmádena disconforme, entre otras cosas, por la aceptación por parte de sus dos concejales de asignaciones económicas del Ayuntamiento sin ser miembros del equipo de gobierno. Es decir, aunque los dos ediles no están en el equipo de Gobierno presidido por el socialista Víctor Navas y ejercen de oposición -aunque facilitaron su investidura- si cobran como ediles del Ejecutivo local.