UGT-Madrid ha denunciado que un afiliado del sindicato y delegado sindical, está sufriendo un trato "discriminatorio" y "vejatorio" por parte de un cura de Écija. En concreto el párroco de la localidad sevillana le impide ser padrino de su sobrino por ser gay. La secretaria de Igualdad de UGT Madrid, Ana Sánchez de la Coba, ha denunciado esta discriminación sobre  Salvador A. C.

Veto a ejercer de padrino por ser gay
Salvador es delegado sindical, tiene 40 años y trabaja en el sector de la restauración. El afectado, paradójicamente, no tuvo problema alguno del párroco para iniciar todos los trámites necesarios, aunque finalmente el sacerdote "se ha negado en redondo a autorizar que Salvador sea el padrino del hijo de su hermano".

Vulneración de la intimidad personal
Salvador, que se confiesa católico, ha revelado que siente "triste y apesadumbrado" por este hecho que "está destrozando lo que es y quiere ser una celebración familiar en torno al bautizo del niño". Mantiene la esperanza de que el párroco rectifique aunque no descarta que sea el propio Obispo de Sevilla quien, en caso de no hallar solución, tenga que intervenir para que se pueda llevar a cabo siendo él padrino de su sobrino. Para la UGT este hecho es toda una "vulneración absoluta" de la intimidad de las personas. El sindicato rechaza que se "estigmatice" a una persona por su condición sexual. "La Iglesia parece una empresa privada con derecho de admisión", ha remachado. 

Precedente en Cádiz
Este hecho recuerda a un precedente como fue el caso de Alex Salinas acontecido en Cádiz el pasado verano. En esa ocasión aunque inicialmente la iglesia también le negó ser padrino por ser transexual, el arzobispado gaditano rectificó y acabó permitiéndolo.

Reprobación del Observatorio Español contra la LGBTfobia
Tras tener conocimiento de este hecho, el Observatorio Español contra la LGBTfobia ha considerado reprobable que este sacerdote impida ejercer como padrino de su sobrino a un hombre homosexual que vive con su pareja al considerar que “vive en pecado”. Para el Observatorio se trata de una discriminación fragante por orientación sexual y entra en clara contradicción con los posicionamientos del Papa Francisco sobre el acogimiento de las personas homosexuales en el seno de la Iglesia Católica. 

Iglesia caduca
Esta entidad cree que estamos ante una situación lamentable y humillante  que nos posiciciona en la cruda realidad actual de gran parte de la Iglesia sigue ignorando los cambios de aires con los que el Papa Francisco intenta transformar  y modernizar una Iglesia caduca, que no practica la inclusión siguiendo el verdadero Evangelio.