Es lo primero que hace cada mañana Salvador Fernández, alcalde socialista de El Borge,  al llegar al Consistorio axárquico: limpiar su despacho de alcalde y los baños. Así comenzaba su plan de ajuste para mantener el máximo de puestos de trabajo y hacer frente a una deuda de 2 millones de euros.

Limpieza de otras dependencias
La plantilla, compuesta por 15 empleados, se ha sumado a la iniciativa y han asumido la limpieza de otras dependencias municipales, como la Casa de Cultura, el gimnasio, el centro multiusos y la biblioteca. El auxiliar de Policía Local, el responsable de basuras el encargado del mantenimiento de Parques y Jardines también se ocupan ahora del adecentamiento de calles y plazas.

Con buenos ojos
Los vecinos ven con buenos ojos las medidas de ahorro, que han llevado al paro a una de las limpiadoras contratadas a tiempo parcial por el consistorio