El Juzgado de lo Penal 1 de Granada ha condenado al alcalde del municipio granadino de Otura, el popular Pedro Cabanillas, y su antecesor en el cargo, Ignacio Fernández-Sanz, así como a dos exediles de la Corporación, como autores de un delito de prevaricación a ocho años de inhabilitación especial para empleo o cargo público para cada uno.

Ocho años de inhabilitación
La sentencia condena al primer edil y su antecesor, así como a los exediles Eduardo Anguita Benítez e Ignacio Francisco Pérez Cabreras, por un delito de prevaricación, sin la concurrencia de circunstancias modificativas, a ocho años de inhabilitación especial para empleo o cargo público a cada uno comprendiendo la pena la privación de los cargos de alcalde o concejal y la prohibición de obtenerlos en el tiempo de duración de la condena y costas incluidas las de la acusación.

Absoluciones
Del mismo modo, el juez absuelve a otros cuatro imputados como son Jorge Peregrín Pérez, María Antonia López, Eduardo Anguita -exportavoz del Grupo Independiente de Otura (GIO) en la anterior Corporación, y la actual concejal María Dolores Dobaño.

Compra de terrenos
El caso, contra cuya sentencia conocida este sábado cabe recurso, surge de la compra por parte del equipo de Gobierno de Otura de un solar a 300.000 euros para ampliar el Ayuntamiento de la localidad, pese a los informes técnicos desfavorables, y una tasación municipal muy por debajo de esa cantidad.

Irregularidades en facturas
La operación se remonta al mes de septiembre de 2007 y fue aprobada siendo regidor Fernández-Sanz, que dimitió de su cargo tras la denuncia que interpuso su equipo de gobierno por supuestas irregularidades en las facturas presentadas para el pago a proveedores, y que abandonó las filas del PP incorporándose a las de 'Populares en Libertad' (PPL), de cuya presidencia dimitió recientemente por motivos personales.