Consternación e incredulidad en Málaga. Un jugador del fútbol base malagueño, de 25 años, resultó herido en la noche de este pasado domingo al ser apuñalado por un espectador tras un partido en la capital, según ha informado un portavoz del sistema Emergencias 112 Andalucía. "Es indispensable que sus amigos y conocidos los delaten y los aparten. Nadie debe protegerlos ni justificarlos", ha declarado el alcalde de Alhaurín tras conocer los hechos. El Cuerpo Nacional de Policía se ha hecho cargo de la correspondiente investigación y por el momento no hay detenidos, han apuntado a Europa Press fuentes policiales. El joven, futbolista del Alhaurín de la Torre B, presenta dos puñaladas en el torso y está ingresado en el Hospital Regional de Málaga. Los hechos sucedieron sobre las 21.45 horas en el campo de San Ignacio, donde se enfrentaban el equipo de la víctima y El Palo B, en un encuentro del Grupo 2 de la Tercera Andaluza. Al finalizar el partido, cuando los jugadores de El Palo celebraban la victoria, un grupo de aficionados saltaron al campo, momento en el que una persona se acercó al jugador del Alhaurín y le asestó dos puñaladas. El desarrollo de los hechos es todavía confuso. La victoria permitía a El Palo ascender de forma directa, al haber ganado a su más directo rival, el Alhaurín, y de ahí la alegría de los jugadores del conjunto del popular barriada de la capital. Al parecer, varios espectadores que invadieron el campo se dirigieron directamente al futbolista del Alhaurín y uno de ellos propinó dos puñaladas. El jugador se desvaneció y cayó al suelo. Varios compañeros de equipo acudieron a socorrerlo y, cuando le levantaron la camiseta, descubrieron que presentaba dos navajazos. En el altercado también habría resultado herido, aunque de carácter leve, el segundo entrenador de El Palo al ir en ayuda del jugador del Alhaurín. ROTUNDA CONDENA DEL ALCALDE El alcalde del municipio malagueño de Alhaurín de la Torre, Joaquín Villanova, en nombre del mundo del deporte local y de toda la ciudadanía, ha condenado "enérgicamente la repugnante agresión" al futbolista del conjunto filial del Alhaurín de la Torre Club de Fútbol. El regidor, que desea la pronta recuperación del joven y que ha enviado ánimo a sus familiares, se ha mostrado consternado por los hechos sucedidos, según han informado desde el Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre a través de un comunicado. Villanova, en permanente contacto con la familia, ha expresado su "gran indignación" y ha confiado "en el buen hacer del Cuerpo Nacional de Policía, a fin de que se detenga cuanto antes a los responsables". De igual modo, ha exigido medidas de seguridad "suficientes" y necesarias en los estadios de la provincia para que "jugar al fútbol no acabe costando la vida", mensaje que ha enviado tanto a la Federación Andaluza de Fútbol como a las instituciones públicas y a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. ‘ENERGÚMENOS E INDESEABLES’ Por otro lado, Villanova ha hecho un llamamiento a la calma mientras la Policía y la justicia actúan, al tiempo que ha pedido respeto para la afición y al club de El Palo, "ajenos a esta deleznable acción", aunque ha considerado que esos "energúmenos e indeseables que no aman el fútbol deben pagar por lo que han hecho y ser expulsados de por vida del entorno del deporte, para lo cual es indispensable que sus amigos y conocidos los delaten y los aparten. Nadie debe protegerlos ni justificarlos", ha manifestado. En este sentido, el alcalde ha explicado que, ante el estado de nerviosismo y temor, los jugadores se encerraron en el vestuario visitante, a la espera de que llegaran los servicios sanitarios y los agentes de la Policía Nacional. "Y todo ello ocurrió tras una victoria de los locales, que se jugaban el liderato y el ascenso a Segunda Andaluza en ese partido aplazado. ¿Qué habría sucedido en caso que hubiera ganado el Alhaurín de la Torre B?", se ha preguntado el alcalde. Por su parte, el concejal de Deportes, Prudencio J. Ruiz, visiblemente afectado, ha estado hasta altas horas de la madrugada en el Hospital Regional de Málaga para acompañar a la familia y para interesarse por el estado de salud del joven. Por último, para el regidor, en casos como esto "llueve sobre mojado", ya que, como ha recordado, en abril de 2015, el entrenador del equipo alevín del CD Lauro, la otra escuela de fútbol del municipio, "recibió una terrible paliza en el campo del Tiro de Pichón, cuyos autores, pertenecientes a la estructura de dicho club, fueron detenidos y apartados de la competición".