La UGT en Diputación de Málaga ha hecho público un comunicado que bajo el título: "Florentino Pérez versus Elías Bendodo y su política de fichajes", cuestiona los recortes sociales en el ente provincial dirigido por el Presidente provincial del PP frente a los gastos en asesores que se incrementa, según el sindicato.

"No nos mientan más por favor andamos bastante extenuados y enervados, que fácil es manejar dinero público para alimentar usos partidistas e innecesarios, mientras se trabaja el discurso o el argumento falaz de la austeridad para los demás de los mortales.

Nos asombra que en época de crisis, cuando en las mesas de negociación se nos niega la posibilidad de realización de ningún tipo de contrato para atender servicios imprescindibles, comunitarios, programas y Centros, a nuestros abuelos/as, a personas con déficit psíquicos, a nuestros propios hijos, cerrándose la guardería infantil, la escuela de enfermería y la residencia de colmenar.

Es indignante que se nos pida al conjunto de los ciudadanos que seamos austeros y responsables, mientras políticos y asesores lejos de reducir estas partidas siguen en aumento. La Diputación ha decidido subir la partida para el personal eventual y para los cargos de confianza (La partida para este tipo de  personal se ha incrementado un 2,31 por ciento, hasta los 2.395.228 euros), simplemente vergonzoso, esperpéntico y bochornoso. Cuando los criterios de ahorro que utiliza el Sr. Bendodo para los trabajadores y trabajadoras de esta casa, son inversamente proporcionales a estos, mermando sus recursos económicos y familiares llevándose por delante una parte importante de nuestro Convenio y Acuerdo Marco, que pena que esos criterios de ajustes y ahorro no valgan ahora para recortar en cargos de confianza, toda una desvergüenza, una falta de responsabilidad social y ética profunda. ¿A quién pertenece ahora exclusivamente los privilegios Sr. Presidente?

Todo esto viene reseñado porque la Diputación de Málaga ha contratado los servicios del que fuera gerente de Urbanismo del Ayuntamiento de Málaga, Andrés Gutiérrez Istria, que pasará a dirigir un nuevo área supramunicipal producto de la fusión de los departamentos de Fomento y Arquitectura, con un humilde salario de 59.000 euros anuales, casi un 30 por ciento más (17.000 euros) que Rafael Pinazo su antecesor, que percibía 42.000 euros, la misma cantidad y que seguirá recibiendo porque se incorpora al puesto de Asesor técnico".