El sindicato UGT-A considera que "casi 1.200.000 parados en Andalucía consolidan 2015 como un año de paro, precariedad y destrucción de derechos laborales". En una nota, el secretario de Formación y Empleo de UGT-A, Oskar Martín, ha valorado que "aunque el paro se redujo un 14,15 por ciento, lo cierto es que los ocupados apenas si se incrementaron en un 5,13 por ciento durante 2015". El secretario de Formación y Empleo de UGT-A valora el descenso del paro de 197.400 personas durante el año pasado en nuestra Comunidad pero recuerda que son cifras "y no realidades o situaciones concretas". "Hacer contratos por días o incluso horas entendemos que no es el camino ni la senda de creación de empleo estable y con derechos que reclamamos", ha aseverado Martín, quien reconoce que "los 1.198.300 desempleados, cifra con la que cerró Andalucía en 2015, suponen 197.400 trabajadores menos que en 2014, por lo que la tasa de paro crece de manera importante hasta el 29,83 por ciento". Por sectores, ha precisado que el paro ha aumentado en la construcción, los servicios y la industria. Ha bajado en la agricultura, entre el colectivo de trabajadores que perdieron su empleo hace más de un año y los que buscan su primer trabajo. Por provincias, el paro ha descendido en las ocho provincias andaluzas. "Es verdad que desciende el paro pero la tasa de desempleo continúa siendo la más alta de España", comenta Oskar Martín, quien apunta que "aunque en 2015 se creó empleo, lo cierto es que desde que comenzó la crisis se han destruido casi 500.000 empleos que todavía no hemos recuperado". Martín añade que "los políticos no se pueden regocijar de la creación de empleo cuando se están ofreciendo contratos por días o incluso horas. Noventa y seis de cada cien nuevos contratos firmados en Andalucía son temporales y a tiempo parcial". "Con lo negativo que ha sido 2015 en términos de empleo, exigimos de manera contundente la derogación total de la reforma laboral y la 'Ley mordaza'; situar la creación de empleo estable y con derechos como el principal objetivo de todas y cada una de las políticas socioeconómicas; fomentar un incremento salarial que dote de dignidad a los trabajadores y favorezca la recuperación del consumo; retomar la reconstrucción del Estado del Bienestar a través de la mejora de las políticas públicas básicas; exigir a la patronal y a las entidades financieras el cumplimiento de sus compromisos para con los ciudadanos; y llevar a cabo una reforma fiscal profunda", ha exigido el líder sindical.