La coordinadora general de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, no está dispuesta a escuchar cantos de sirena, ni siquiera aunque procedan de compañeros que la quieren bien como el eurodiputado de Podemos Miguel Urbán, quien apostó por Rodríguez como 'número dos' del partido tras Vistalegre II.

Esta mañana en Sevilla, la líder de Podemos Andalucía ha despejado dudas: "Yo estoy la número uno de Andalucía y con eso tengo suficiente, no me voy a mover de Andalucía. Yo me quedo aquí y cuando termine mi mandato, volveré a mi casa, a mi trabajo y la militancia de base".

Rodríguez es, a su vez, la cabeza visible en Andalucía del movimiento anticapitalista integrado en Podemos y que en el congreso de Vistalegre II líder está agrupado en la corriente ‘Podemos en Movimiento’. Las otras dos corrientes están lideradas por el secretario general, Pablo Iglesias, y el secretario político, Íñigo Errejón: 'Podemos para todos' y 'Recuperar la ilusión', respectivamente. Aunque los anticapitalistas tienen corriente propia, la mayoría de analistas los sitúan alineados o en todo caso mucho más cercanos a las tesis de Iglesias que a las de Errejón.

Alianza con Iglesias

En la crisis orgánica de finales de 2015, cuando Iglesias ‘decapitó’ de manera fulminante al secretario de Organización Sergio Pascual, hombre de confianza de Errejón, Teresa Rodríguez se situó junto a Iglesias pese a que inicialmente las relaciones entre ambos no fueron fáciles. Por su parte, Rodríguez y Pascual nunca se han entendido.

La corriente anticapitalista de Rodríguez quiere que Podemos que "priorice la movilización, evite la burocratización y la profesionalización del partido y defienda la democracia interna y participativa sin adelgazar el programa convocatoria electoral tras convocatoria electoral".

Rodríguez ha explicado que esta es su opción personal pero que en ningún caso el partido fijará "ninguna orientación de voto" para los inscritos en Andalucía, que "votarán la opción que les parezca desde el punto de vista organizativo y político". No obstante, ha negado que exista una "división real" dentro del partido.

En cuanto a la organización de la formación morada, Rodríguez no ha vuelto a pronunciar la palabra ‘confederal’, utilizada semanas atrás, pero mantiene que Podemos Andalucía debe ser autónoma dentro del partido: "O Podemos se convierte en una organización que respete la autonomía del territorio o vamos a desaprovechar tres cuartas partes de potencial que tiene esta iniciativa que es la militancia de base".