La secretaria general de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, no cree que Chaves y Griñán "se hayan metido ni un euro en el bolsillo", pero no por ello se muestra indulgente con su gestión política en relación a los ERE. Es más, también responsabiliza de los ERE a la presidenta actual: "Bajo el mandato de Chaves, de Griñán y de Susana Díaz, que también formaba parte de ese Consejo de Gobierno", se ha gastado "el dinero de los parados en puticlubs, en juergas y en empresas amigas". Salvo por el hecho de haber formado parte de la dirección socialista de Sevilla o haber ocupados cargos de representación, la oposición no suele atribuir a Díaz responsabilidad directa en los ERE ya que entró a formar parte del Gobierno andaluz en mayo del año 2012, alrededor de un año y medio después de que estallara el escándalo a raíz de las investigaciones de la jueza Mercedes Alaya. De hecho, la predecesora de Susana Díaz en el cargo de consejera de Presidencia fue Mar Moreno, a quien el propio instructor del Supremo ha exonerado de toda responsabilidad al descartar su imputación y cuyo mandato en el Senado será renovado por el Parlamento andaluz a propuesta del PSOE. Para la líder de Podemos lo ocurrido es algo "muy grave y muy serio" y que "merece la pena asumir responsabilidades" por ello y establecer mecanismos "preventivos" para que en el futuro haya "una Administración más independiente del Gobierno" y una gestión que "tenga menos que ver con los partidos a los que les toca gobernar, sea cual sea" A preguntas de los periodistas en Cádiz, Rodríguez también dijo que ha "llegado a pensar" que "convenga procesalmente" al PSOE mantener a Viera en el TS y "bajar a los juzgados de instrucción" los casos de los expresidentes andaluces Manuel Chaves y José Antonio Griñán. Rodríguez no descarta que pueda obedecer a una "maniobra dilatoria" la decisión del exconsejero de Empleo José Antonio Viera de no renunciar a su acta en el Congreso de los Diputados tras su imputación por el Tribunal Supremo (TS) en el caso de los ERE. De hecho, recuerda que "ya intentaron" llevar el caso de Griñán al juzgado de instrucción y no descarta que la decisión de Viera pueda formar parte de una "maniobra dilatoria". La legítima conjetura de Rodríguez se aviene mal, no obstante, tanto con la dureza de las declaraciones de Susana Díaz y Pedro Sánchez contra Viera por no entregar el acta de diputado como con el tono de fuerte resentimiento que advertía en la réplica del ya ex militante socialista contra la líder andaluza. En todo caso, Rodríguez defiende la necesidad de trabajar para que el Senado y el Congreso "no sean un depósito de aforados, un sitio donde mandamos al del partido que necesita un aforamiento porque lo pueden imputar en algún caso", ya que "las instituciones no pueden ser un salvoconducto de impunidad", sentencia.   Lo que, según dice, "está claro más allá de especulaciones" es que "el PSOE ha obstaculizado la justicia en este proceso" y que ha "intentado que la justicia no haga su trabajo", ya sea con aforamientos o de algún otro modo. En cuanto a las renuncias de Chaves y Griñán a sus actas en el Congreso y el Senado, respectivamente, comenta que es "una triste realidad que tengan que encontrarse con una acusación en firme por parte de un juez para reconocer las responsabilidades políticas".