A Ciudadanos y a su líder Albert Rivera va a dolerles la cabeza en este último tramo de campaña. Un dolor de cabeza bastante inesperado, además. ¿La razón? Su ambiguo discurso sobre la violencia de género, que se presta a interpretaciones muy críticas con el partido de Rivera, al que sus adversarios acusan de no haber entendido el problema de la violencia contra las mujeres y de proponer medidas que serían un retroceso en el difícil combate para lograr su erradicación. La propuesta electoral del partido de Albert Rivera de equiparar la violencia de género a otras agresiones dentro de la familia o la casa, eliminando el tratamiento especial que se aplica cuando un hombre ataca a su pareja o expareja femenina está teniendo una respuesta muy crítica y contundente tanto de los partidos de la izquierda como de asociaciones de mujeres y expertos en esta clase de crímenes. Podemos y el PSOE le han exigido que retire esa medida de su programa. UN PROGRAMA CÓMPLICE DE LA VIOLENCIA La secretaria general de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, exigía ayer a Ciudadanos que retire de su programa electoral la propuesta de eliminar un tratamiento específico de género en las políticas contra la violencia machista. “Lo que plantea Ciudadanos les convierte en aliados de la violencia machista, su programa electoral les hace cómplices”, ha remarcado Rodríguez, tras recordar los dos últimos asesinatos de mujeres, uno de ellos en Lebrija (Sevilla). Rodríguez ha advertido “del peligro que supone el mensaje de Ciudadanos, un mensaje contra el que se lleva luchando muchas décadas”, por lo que ha pedido “a todas las organizaciones civiles, y a las mujeres en especial, que exijan a la organización de Albert Rivera que retire estas propuestas, que lejos de poner soluciones sobre la mesa, lo que hacen es dar pasos atrás, que nos trasladan al pasado”. Si siguen así, “pronto estarán hablando de crímenes pasionales”, ha criticado Rodríguez en el acto de campaña celebrado ayer por la tarde en Lucena ante unas 300 personas. “Son las mujeres las que suplen los recortes del Estado, y quien niegue eso es un aliado del machismo”, ha dicho desde el estrado Rodríguez. En el acto también han participado el líder jornalero, Diego Cañamero, que ha criticado duramente la corrupción del PP y del PSOE. RIVERA NO HA ENTENDIDO NADA Por su parte, el portavoz del PSOE en el Congreso de los diputados, Antonio Hernando, ha pedido al candidato de Ciudadanos que sea "sensible" y borre de su programa electoral la eliminación de la pena agravada para los hombres que cometen delitos de violencia de género que se introdujo en la Ley integral de 2004 al considerarlo una medida "machista". Durante una visita a Granada este jueves, el socialista ha lamentado que Rivera "no haya entendido absolutamente nada y desconozca por qué salió adelante esta ley" y ha calificado de "pena" que la nueva política sea tan machista y no sea consciente de cuáles son las razones por las que las mujeres sufren esta violencia". LAS EXPLICACIONES DEL LÍDER

Este jueves, antes de comenzar un mitin en Toledo, el líder de Ciudadanos intentaba de nuevo justificar la postura de su partido: "Nosotros –ha dicho– condenamos la violencia de género, queremos agravar todas las penas, no sólo las de las violencias contra las mujeres, sino toda la violencia doméstica y subimos un escalón a diferencia de otros. Acabamos de preparar una aclaración de la malinterpretación que se ha hecho de nuestro texto. Está clarísimo: decimos que queremos subir un peldaño, no todo lo contrario".

Y añadía: "En la violencia de género importa el género", ha abundado, "pero también hay otras violencias en el ámbito doméstico: como la de los hijos y entre parejas independientemente de su sexo. Elevamos el escalón de toda la violencia doméstica al agravante de la violencia de género. No al revés como se ha dicho. Lo que hacemos es equiparar en el agravante, por arriba, toda la violencia que se produce en el ámbito doméstico".