“Torres Hurtado será el único responsable de que el PP pueda perder la ciudad de Granada”. La frase es de Luis Salvador, un exsocialista que abandonó el PSOE poco después de dejar de ser senador y que ahora lidera Ciudadanos en Granada. Los resultados electorales en la capital, donde ninguna formación consiguió la mayoría absoluta, mantienen la alcaldía en el aire a 24 horas de que se constituya el Ayuntamiento. El PP, que por cuarta vez llevaba a José Torres Hurtado como cabeza de lista, sufrió un tremendo batacazo. De 16 concejales se quedó con 11 y perdió la mayoría absoluta. La llave del gobierno la tiene Ciudadanos, que obtuvo cuatro concejales. Su apoyo es esencial para mantener al PP en la alcaldía, pero también para aupar al PSOE. Luis Salvador negocia con ambos partidos, pero sus condiciones para apoyar al PP en la investidura pasan por la renuncia de Torres Hurtado. EL ALCALDE PODRÍA SER SEBASTIÁN PÉREZ El actual alcalde en funciones asegura que no se va, que ha ganado las elecciones y que no entiende las condiciones de Ciudadanos. “Es una extorsión y un chantaje”, afirma, y le pide a Luis Salvador que rectifique. Hay quienes ven en la exigencia de C’s la mano del propio presidente del PP, Sebastián Pérez, número dos de la lista del PP en la capital, que sería el alcalde si renuncia Torres Hurtado. Sebastián Pérez, senador y actual presidente en funciones de la Diputación, también ha perdido la mayoría absoluta en la provincia, donde el PSOE ha sido la fuerza más votada. En este caso, el apoyo de C’s, con dos diputados, no le daría el gobierno en la corporación provincial para repetir mandato. La pérdida de la Diputación se une a sus aspiraciones a la alcaldía de Granada, un deseo que viene de tiempo atrás y con el que se ha estado especulando en los últimos meses. La oposición ha venido achacando su distanciamiento con Torres Hurtado a la pretensión del presidente del PP de moverle el sillón de la alcaldía. Que sea o no cierto es otra historia. La realidad es que estas alturas nadie sabe quién será el próximo alcalde de Granada. Puede que a lo largo de la jornada de hoy se despeje la incógnita si Ciudadanos cierra un acuerdo con el PSOE, que gobernaría en minoría con ocho concejales.  A DOS BANDAS Ciudadanos negocia simultáneamente con el PSOE y con el PP. El partido de Albert Rivera no descarta firmar un acuerdo con el PSOE, que también contaría previsiblemente con el apoyo de Vamos Granada (3 concejales) y de IU (un concejal) para apoyar al socialista Paco Cuenca en la investidura y auparlo a la alcaldía. Ninguno de los tres partidos entraría en el gobierno. Por ello, el candidato socialista quiere un compromiso de C’s y de los otros partidos que le garantice un mínimo de estabilidad. Mientras C’s asegura que avanza en las negociaciones con el PSOE para alcanzar un acuerdo de estabilidad, mantiene la puerta abierta al PP. Luis Salvador no termina de deshojar la margarita. Ya ha anunciado que su grupo no se abstendrá ni se votará a sí mismo. O sea, que el apoyo de los cuatro concejales de su grupo será definitivo para que gobierne el PP, sin Torres Hurtado, o el PSOE. El líder de C’s ha reiterado en las últimas horas que mantendrá la puerta abierta al PP hasta el final por si se fragua la renuncia de Torres Hurtado, pero también ha advertido de que si firma un acuerdo con el PSOE antes de la sesión constituyente del Ayuntamiento no habrá vuelta atrás. “Si se firma el acuerdo no habrá cambios de última hora”, dice Luis Salvador. Él es ahora la llave de todas las puertas.