Recién pasadas las tensiones de finales de año que provocaron nuevos roces entre los socios de gobierno, PSOE-IU, a cuenta de que sean los militantes de IU quienes decidan la continuidad de la legislatura, de nuevo vientos de tormenta aparecen en el horizonte del acuerdo.

Viajes a Tinduf, una provocación a Marruecos
En este caso todo viene por la decisión del vicepresidente de la Junta y consejero de Administración Local y Relaciones Institucionales (IU), Diego Valderas, de viajar en este mes de enero al Sáhara, en concreto a los campamentos de refugiados saharauis en Argelia. En esa zona se está desarrollando distintas acciones andaluzas de cooperación al desarrollo.

Un tema delicado en las relaciones internacionales
Este tema es considerado como muy delicado en la política andaluza y nacional. Tanto es así que la Presidenta del Gobierno, Susana Díaz, quien mantienen una muy buena relación con Valderas, considerado del sector posibilista de IU, cortó tajantemente la posibilidad de que Valderas visite los campamentos al menos en calidad de miembro de su gobierno.

Desautorización al Vicepresidente andaluz
Susana Díaz lisa y llanamente "desautorizó" a Valderas al afirmar de manera rotunda que "ningún miembro de su gobierno irá al Sáhara". La respuesta de Diaz no deja lugar a la duda pues es evidente que sin su autorización, el Vicepresidente no podrá realizar un viaje internacional de carácter oficial en nombre de la Junta.

Visita a Marruecos de la presidenta
La cuestión es muy sensible. Se da la circunstancia de que la presidenta andaluza está recién llegada de una visita a Marruecos. La importancia del viaje se demuestra por el hecho de que fue recibida por el propio monarca alauita Mohamed VI. Ambos acordaron planes de cooperación económica y se esperan como fruto de la reunión inversiones marroquíes en Andalucía.

Intereses económicos
Se espera con grandes expectativas la realización en breve de un foro empresarial mixto así como la allegada de dirigentes empresariales marroquíes de alto nivel. No se puede olvidar tampoco la ubicación de numerosas empresas privadas andaluzas en el Norte de Africa. Para la Junta no es incompatible tener un sentimiento de cercanía con el pueblo saharaui y por eso desde Andalucía se desarrollan distintas actuaciones de la cooperación, con el de actuar de manera cautelosa para evitar un conflicto diplomático que mucho más tras los sucesos de París hay que evitar a toda costa.De hecho ningún miembro de gobierno españoles, autonómicos o centrales, ha visitado esta zona remitiéndose siempre a que es un conflicto gestionado por la ONU.

Marruecos aliado en la frontera contra el yihadismo
Además esta también el problema de la frontera y de la inmigración ilegal. Andalucía y Marruecos comparten frontera no solo nacional sino europea: no hay que olvidar un aspecto importante en la geoestrategia como es que Marruecos es el único país árabe aliado y con estabilidad. Una situación de malas relaciones o provocaciones podría ser peligrosísimo para la estabilidad en la zona. Desde siempre los presidentes de la Junta han sido muy cuatelosos con este tema en concreto y en general con los derivados de la política exterior española. En esta parte del mundo más. Marruecos "colabora" en relación a la inmigación ilegal y es sobretodo un freno importante para frenar el yihadismo .

Provocación a Marruecos
No parece que por todas estas razones de Estado, Susana Díaz vaya a permitir que Valderas viaje a Argelia, lo que sería visto como una gran provocación por Marruecos, en calidad de Vicepresidente de la Junta de Andalucía. La presidenta quiere continuar la tradición de que en temas de seguridad y de política internacional hay que ir muy en línea con el Gobierno de la nación.

O hace caso o es cesado
Si Valderas quiere hacer el viaje como miembro de IU, donde su relevancia es ya mínima, podría hacerlo. Si a pesar de todo Valderas insistiera en ir en calidad de miembro del Gobierno andaluz, ademas de desautorizado todo indica que también podría ser cesado. La crisis de más nivel de las ya desarrolladas en el seno del Ejecutivo andaluz está en ciernes.