Ni de su partido ni de nadie. La candidata del PSOE-A a la reelección como presidenta de la Junta, Susana Díaz, no está dispuesta a que nadie le marque las pautas de con quién debe o no debe pactar después del 22M si, como auguran todas las encuestas, no tiene mayoría suficiente para gobernar en solitario. Díaz ha querido dejar claro este miércoles que no aceptará que nadie "interfiera" en su política de pactos, reiterando que ella solo pactará con los andaluces (lo cual es difícil saber qué significa exactamente), que quiere gobernar "en solitario" y que no lo hará ni con PP-A ni con Podemos. En un contexto de relaciones normalizadas entre las direcciones andaluza y federal del PSOE sus declaraciones no habrían tenido mayor trascendencia, puesto que desde cierto punto de vista son bastante previsibles: tanto Díaz tras el 22M como Manuel Chaves o José Antonio Griñán en el pasado tuvieron toda la autonomía para trenzar sus políticas de pactos, marcadas mucho más por la necesidad del momento y por la aritmética parlamentaria que por consideraciones de pureza ideológica. UN COMITÉ FEDERAL TRAS EL 22M Ahora, dada la distancia y las reticencias entre Ferraz y San Vicente, el hecho de que Díaz proclame que no admitirá interferencias parece ahondar esa desconfianza mutua. Como informaba días atrás una crónica de Manuel Sánchez en Público, solo seis días después del 22M el PSOE ha convocado Comité Federal Extraordinario. "Todo apunta –decía la crónica– a que el Comité Federal será convulso. Primero, por la valoración de los resultados electorales de Andalucía y la posición que adopte en la reunión el PSOE-A. A buen seguro que Susana Díaz estará en la reunión y tomará la palabra, lo que marcará gran parte del encuentro. Eso sí, todo estará muy vinculado a lo que ocurra el 22 de marzo (22-M), y con qué cartas puede presentarse en Ferraz la lideresa andaluza". LO QUE DIJO BONO En declaraciones a los periodistas durante una visita a Ubrique (Cádiz), dentro de su campaña electoral, Díaz, que ha insistido en que espera lograr una mayoría suficiente en las elecciones del 22 de marzo, ha sido preguntada sobre las declaraciones del exministro José Bono, relativas a que el PSOE tiene que definir su política de pactos para que no pacte "cada uno con quien se le antoje". "Yo solo me debo a los andaluces y, por lo tanto, no me van a afectar estrategias de partido ni voy a dejar que nadie le diga a los andaluces lo que tenemos que hacer y solo me voy a deber a ellos", ha sentenciado, informa Lourdes Pino para Europa Press. Susana Díaz ha manifestado que tiene muy claro con quién va a pactar, que es con la gente, y sabe también con quienes no va a pactar, con PP y con Podemos. Ha insistido en que no va a pactar con el PP-A porque ha hecho "mucho daño" a esta comunidad ni con Podemos, porque lo que representa en Andalucía "no es lo que queremos en esta tierra". "Creo que mi pacto tiene que ser con los andaluces y a ellos es a los que me debo y no me debo a más nadie", según ha dicho Díaz, que ha recalcado además que no va a aceptar "que nadie interfiera en eso en Andalucía". ¿Y PEDRO SÁNCHEZ? Preguntada sobre si consultaría su política de pactos con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, Díaz ha insistido en que solo se debe a los andaluces. "Además creo que mis compañeros me comprenden, me respetan y me apoyan en esta decisión, dentro de fuera de Andalucía", ha recalcado Díaz, quien ha dicho que tiene clarísimo lo que quiere hacer en Andalucía y que en estos momentos de tanta inestabilidad en este país "hay una oportunidad para un gobierno estable y fuerte" en esta tierra. Díaz ha expresado que sabe perfectamente, por su contacto diario con los ciudadanos, que la gente quiere un gobierno que le dé seguridad, que sea estable y que esté al margen de "líos de partido" y se ha mostrado convencida de que eso lo tendrá el 22 de marzo con una mayoría amplia en las urnas que le permitirá gobernar en solitario. "Lo voy a pelear todos los días que quedan", ha apuntado la candidata socialista, reiterando que ella quiera esa mayoría amplia para unir a Andalucía.