La consejera andaluza de la Presidencia, Susana Díaz, ha dicho en declaraciones a los periodistas tras clausurar en Lliria (Valencia) el acto de celebración del Día de Andalucía, organizado por la Federación de Entidades Culturales Andaluzas de la Comunidad Valenciana, que los ciudadanos que salieron ayer a la calle no lo hicieron contra la política, sino contra el hecho de que se ponga al servicio de los intereses financieros.

"Hemos cedido demasiado espacio a la política"
"Los ciudadanos no entienden que este país se pueda endeudar por los bancos y no se pueda endeudar por nuestra educación pública, que es la que garantiza el futuro, y no entienden que cuando uno enferme no tenga una sanidad pública que le responda", ha señalado la consejera, que ha agregado: "Hemos cedido demasiado espacio a la política".

"No mirar a otro lado"
En este sentido, ha recalcado que los políticos no pueden "mirar para otro lado" ni quedarse "sordos" ante las preocupaciones de los ciudadanos. "Es el momento de recuperar el valor de la política, de poner la política al servicio de los ciudadanos", ha enfatizado Díaz, que ha argumentado que "ahora, más que nunca, la política es el instrumento que necesitan miles de ciudadanos que lo están pasando mal".

La reforma local es un "ataque brutal" a la democracia
La consejera de la Presidencia e Igualdad se ha referido, por otra parte, a la reforma de la administración local, y ha reiterado que el anteproyecto del Gobierno supone un "ataque brutal" a la democracia, tras lo que ha recordado que el municipalismo fue "clave" en 1978 porque permitió "vertebrar" este país.