La candidata socialista a la Presidencia de la Junta, Susana Díaz, ha asegurado este domingo,  tras acudir a votar a su colegio electoral, que Andalucía afronta "un reto histórico" y se ha mostrado convencida de que va a estar "a la altura, decidan lo que decidan los ciudadanos" de esta Comunidad.

Junto a su marido en Triana
Acompañada de su marido y de una de sus sobrinas, Díaz ha llegado a su colegio electoral, ubicado en el corazón del barrio de Triana, donde le han saludado numerosos vecinos de la zona.

"Andalucía ha conseguido una cosa muy importante y que se ha escuchado como una voz fuerte en España", ha subrayado en declaraciones a los periodistas, tras lo que se ha congratulado de que éstas han sido las elecciones autonómicas, a su juicio, en las que "más se ha hablado de Andalucía", lo que es "ya muy importante".

Un reto histórico
"Creo que, a partir de ahora, Andalucía tiene un reto histórico y vamos a estar a la altura, decidan lo que decidan los andaluces", ha agregado.
Sobre la jornada de hoy, ha dicho que la vive "con mucha ilusión" porque es un día "muy importante" para Andalucía, y se ha mostrado convencida de que "cuando los andaluces voten en libertad, vamos a empezar -ha dicho- una muy buena etapa para nuestra tierra".

Estará junto a su familia y luego en la sede electoral del PSOE
"Andalucía se ha escuchado con mucha fuerza y hoy los andaluces van a poder elegir libremente sobre el presente y el futuro que quieren para ellos, para sus hijos y para sus nietos, y yo confío en que van a ir votar porque van a decidir lo que quieren para su tierra", ha respondido al ser preguntada si teme un elevado índice de abstención. Ha explicado que dedicará la jornada de hoy a estar "un rato" con su familia y los vecinos, tras lo cual se trasladará a la sede electoral del PSOE, desde donde seguirá los datos de participación y después el escrutinio de los votos.

"Lo vivo con mucha ilusión, estoy contenta y quiero estar en la calle, con los andaluces, disfrutando de un día muy bonito y muy importante para el futuro de los andaluces", ha insistido.

Vestida con los colores de la bandera andaluza
Vestida con los colores blanco y verde, los de la bandera andaluza, ha resaltado, cuando se le ha preguntado si está convencida de lograr una "mayoría amplia", que ella ha hecho todo lo que estaba "en su mano", se ha "dejado la piel" y afronta ahora los comicios "con muchas ganas".
"Ahora lo que quiero, es que los andaluces elijan libremente después de haberles hecho llegar mis propuestas, lo que creo que puedo aportar a Andalucía como presidenta para abrir los mejores años de Andalucía, que estoy segura de que puede ser", ha indicado.

"El cariño que he recibido no tiene precio"
Tras asegurar que "no tiene precio" el cariño que ha recibido durante la campaña, ha animado a los andaluces, al ser preguntada si le preocupa la abstención, a que decidan y vayan a votar lo que quieren para Andalucía, y ha confiado en que elijan "lo mejor" para su tierra.