La Asociación de Docentes Discapacitados Andaluces (ADDA), que lucha por los derechos de los docentes con discapacidad se ha congregado en la puerta de la Consejería de Educación en Torre Triana para exigirle el cumplimiento de la Ley de Discapacidad en sus bolsas de docentes.

Según ADDA, se trata de una “legislación que se cumple en el resto de consejerías desde hace décadas y tristemente, no en una consejería que manifiesta una enseñanza inclusiva”, señala Silvia González, presidenta de la asociación.

“Exigimos –añade González– que se cumpla La Ley de Discapacidad que ha sido recientemente aprobada por la Junta de Andalucía y vendida como una bandera socialista. No estamos dispuestos a que se hagan fotos a costa de nuestro colectivo y a la hora de la verdad, guardarnos en un cajón”.

En una nota difundida hoy, ADDA recuerda que “los docentes con discapacidad llevan años exigiendo que esta consejería cumpla con los cupos de reserva en las bolsas en numerosas reuniones mantenidas con la administración”.

Tras “años de incumplimiento”, la consejera de Educación, Sonia Gaya, se comprometió a atender las reclamaciones del colectivo “en sesión parlamentaria con el resto de partidos políticos, la asociación y el Defensor del Pueblo Andaluz, quien motivó un informe de la necesidad de su cumplimiento”.

Sin embargo y de manera repentina, añade la nota de ADDA, “la consejería cambia de opinión, desarrollando el cumplimiento en la orden que regula a los docentes con una interpretación torticera de forma que deja a los docentes con discapacidad en un auténtico desamparo. Nuestras plazas de oferta pública que no son cubiertas, pasan a ser cubiertas por personal del turno general”.

Según ADDA, en esta convocatoria de la OPE 2018 de Secundaria, “nuestro colectivo ha perdido 377 plazas de 526. Y eso hasta el momento. Todas esas plazas son ocupadas por personal de la bolsa, pero no por discapacitados como corresponde, porque eso dice la Ley”, recalca González.