Todo aficionado al mundo del videojuego pudo ser testigo el pasado año de cómo un diminuto arcade de skate revolucionaba el mundillo con hordas de jugadores hablando por redes sociales de puntuaciones, trucos y grinds, generalmente en un tono entusiasta y, en ocasiones, cercano al fanatismo. ¿Qué atraía a jugadores experimentados de todo el mundo a pasar horas y horas enfrascados en un nuevo título de monopatines, en completo 2D y con estética pixelada? Pues ni más ni menos que una experiencia jugable de una intensidad que los más veteranos del sector recordábamos de años atrás, pero que llevábamos tiempo sin disfrutar. Como no podía ser de otra manera, OlliOlli fue todo un éxito: el título de roll7 cosechó excelentes críticas y ventas en sus múltiples versiones, siendo especialmente popular la de PSVita, quizás por lo idóneo de su concepto portátil… aunque también podría deberse a lo poco nutrido de su catálogo. En cualquier caso, y como suele ocurrir, eran las máquinas de Nintendo, Wii U y 3DS, las únicas en quedarse fuera de la fiesta. Los motivos por los que OlliOlli no llegó en su momento a estas dos consolas es para mí un misterio, pero bien está lo que bien acaba: los monopatines han llegado, por fin, al hardware de la Gran N. Para el que no tenga ni idea del tipo de juego que es OlliOlli, podría definirse como un arcade de skate basado en el ensayo y error, que reduce a la mínima expresión su sistema de control para poner al jugador rápidamente en tarea: mejorar y mejorar los movimientos de stick para alcanzar la máxima puntuación. Dicha puntuación es fundamental también en la razón de ser de OlliOlli. El enorme marcador de puntuación nos lanza a la cara cifras continuamente, junto a un botón indispensable para todo el que viva la experiencia a fondo: el de reiniciar la carrera. Las partidas a OlliOlli son por definición cortas, de no más de un minuto, en las que el jugador recorrerá una serie de escenarios (de diseño más o menos surrealista) realizando todo tipo de trucos y cumpliendo una serie de objetivos que el juego propone al comenzar. Mientras que con el stick y los gatillos, el botón A sirve para acelerar y para controlar la caída. Y nada más. Controlar con mayor o menor pericia el movimiento del skater permitirá obtener mayor o menor puntuación, y ahí es donde reside el alma arcade de OlliOlli: las partidas se sucederán de forma frenética con el objetivo de sublimar el recorrido del monopatín por la pista, combinando de la mejor forma posible los distintos trucos y, sobre todo, intentando no morder el asfalto antes de llegar al final. Los distintos niveles para principiantes desbloquean otro buen puñado de desafíos pro, todo un reto para los más experimentados en el mundo de OlliOlli. Otro modo muy interesante es el Daily Grind, en el que jugadores de todo el mundo se ponen a prueba para conseguir la máxima puntuación en un solo intento: el juego permite ensayar tantas veces como sea necesario, pero a la hora de la verdad solo existe una posibilidad en la que la gloria o la absoluta derrota dependerá tan solo de la templanza del jugador. Poco más puede decirse de OlliOlli: un título que llega a las consolas de Nintendo con más de un año de retraso, coincidiendo con el lanzamiento de su secuela en el resto de consolas: No obstante, Wii U y 3DS han recibido un port a la alturas de las consecuencias, manteniendo todo aquello que hizo grande al título de roll7 en el año 2014. Un arcade que pondrá a prueba al jugador más calmado, que sabe beber de los clásicos de recreativa mientras pone un ojo en los mismísimos Tony Hawk Pro Skater, con trucos imposibles y esa sensación de irreverencia tan propia del skate. Efectivo y arrollador en lo técnico, con un uso genial del pixel art y un sistema de control apto para el más torpe de los jugadores, minimalista y práctico. Adicción pura y jugabilidad directa como la que ya no se suele ver. El perfecto aperitivo antes de adquirir el recién estrenado OlliOlli 2: Welcome to Olliwood.   [cita alineacion="izquierda" ancho="50%"] OlliOlli [/cita]     Plataforma: Wii U (versión reseñada), 3DS, PS3, PS4, PSVita, PC, Mac, Linux Desarrollador: Roll7 Distribuidor: Curve Digitalollie-poster