“Asombra el silencio de ciertos sectores de la sociedad sevillana ante las firmes denuncias de agresiones sexuales. Un silencio asfixiante, como el que ya se ha vivido en el caso Romanones”. Son palabras de la líder de Podemos Teresa Rodríguez sobre el caso Javier Criado, el psiquiatra y hermano mayor de la Hermandad de Pasión que ha sido acusado de vejaciones y abusos sexuales por 18 mujeres que fueron sus pacientes. Podemos es el único partido del arco parlamentario andaluz que se ha pronunciado en un asunto sobre el que todas las instituciones guardan silencio. “Este señor, como mínimo, debería ser apartado de sus responsabilidades en la Cofradía, al menos, hasta que se esclarezcan las denuncias”, dijo ayer Teresa Rodríguez en declaraciones a este periódico. “Las agresiones sexuales, los abusos sexuales –añadió– son una lacra tan dañina e insoportable que jamás pueden quedar ni impunes ni silenciadas, y eso es una tarea de toda la sociedad. EL SILENCIO DEL ARZOBISPO Por el momento las víctimas no han encontrado la justicia que reclaman ni siquiera en el arzobispo de Sevilla, con quien se reunieron esta semana pero del que solo obtuvieron “consuelo” y el deseo que de pronto se esclarezca todo. Las mujeres afectadas también han remitido una carta al Vaticano relatando los hechos. También guarda un cerrado silencio el Consejo de Hermandades y Cofradías de Sevilla. Según la denuncia inicial presentada ante el Colegio de Médicos de Sevilla, “al menos desde el año 1990″, Criado “estuvo atendiendo al menos a seis mujeres que acudieron a su consulta con graves problemas de depresión”, pero “lejos de realizar un diagnóstico y aplicarles un tratamiento adecuado a su dolencia, se aprovechó del estado de las pacientes para fines eminentemente personales” y las “sometió a un trato degradante que afectó a la dignidad de ellas como personal, ejerciendo un control absoluto sobre sus actos”,. A consecuencia de ello algunas de las víctimas “necesitaron tratamiento psiquiátrico y psicológico de otros profesionales, continuando alguna de ellas, a día de hoy, con el mismo tratamiento por las graves secuelas que les dejó, de las que aún se están recuperando”. La Fiscalía está examinando el caso, tras serle remitido por el Colegio de Médicos, aunque las afectadas ultiman una querella para presentarla en los tribunales. Tras difundirse la denuncia en los medios, 12 mujeres más se han sumado a la plataforma inicial de seis presuntas víctimas, éntrelas cuales se encuentra la aristócrata Matilde Solís, exmujer del duque de Alba, que contó su historia en su cuenta de Facebook el mesa pasado. “Llegué a su consulta con 22 o 23 años, metida en una fuerte depresión –relataba Solís–. Abusó de una persona enferma, desesperada. No prestando ayuda, ignorando problemas, manipulando, como solo lo puede hacer un buen conocedor de los resortes de la mente, que es lo que no podemos negarle”. La Organización Médica Colegial (OMC), en un comunicado difundido este jueves, subraya en relación a este asunto que "estas conductas, si finalmente son demostradas, están severamente castigadas en el Código de Deontología Médica". La Comisión Central de Deontología de la OMC ha decidido difundir este comunicado ante "la alarma social creada y que trasciende el ámbito andaluz", y "sin perjuicio de las correctas y adecuadas actuaciones llevadas a cabo por el Colegio Oficial de Médicos de Sevilla", que es al que "jurisdiccionalmente le corresponde la investigación, instrucción y sanción disciplinaria si procede de los médicos allí colegiados". "Ante la preocupación social creada por el caso del doctor Criado, la OMC lamenta los hechos, por el daño que, tan solo su divulgación, produce, ya que atenta a uno de los puntos más sagrados de la profesión médica”. La organización apunta que Javier Criado "merece el beneficio de la presunción de inocencia, pero la alarma creada exige una investigación pronta y con todas las garantías, para las denunciantes y el denunciado".