La Cadena SER ha desvelado hoy que los dos máximos candidatos a suceder a Arenas en Andalucía podrían ser la actual Ministra de Empleo, Fátima Báñez  y el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido. También informa que Arena sopesa irse a Madrid, pero que en estos momentos no lo ve factible porque quiere dejar antes bien atada su sucesión al frente del partido en Andalucía así como se entenderá como un fracaso del PP nacional tras su reciente congreso nacional.

Pilotar la sucesión en el PP andaluz
En contra de su incorporación inmediata también juega el hecho de que si desembarcara ahora se encontraría un equipo en Génova 13, hecho a imagen  semejanza de Dolores de Cospedal, con la que sus relaciones son tensas. Para la SER "en el PP todos hablan de la vuelta de Javier Arenas a Génova". No obstante fuentes del PP han revelado que ahora mismo, Arenas está pensando en afrontar el congreso regional de su partido. Todavía no tiene decidido si lo convocará para julio o ya para septiembre. Pero su plan, confirman fuentes de su entorno, es presentarse a la reelección. De ese modo podrá pilotar con tranquilidad la sucesión.

Báñez y Zoido, sucesores
Insisten las mismas fuentes en que están seguros de que no habrá ningún problema para que repita como presidente del PP andaluz y que nadie lo va a cuestionar. Además, "saben que él no volverá a presentarse a las próximas elecciones y que se dedicará a buscar un candidato para la siguiente convocatoria a la Junta. Queda tiempo pero ya han empezado a circular dos nombres: el del alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, y el de la ministra de Empleo, Fátima Báñez".

No cambiar ahora con el congreso nacional tan reciente
Las fuentes indican que el jueves se barajó la posibilidad de que Arenas, vicesecretario general de Política Territorial, pudiera asumir más peso en el organigrama. Él lo descartó. También lo hizo la secretaria general, María Dolores de Cospedal, con quien mantiene una tensa relación. Dentro del partido reconocen que no se pueden hacer grandes cambios de estructura cuando hace tan sólo tres meses se celebró un Congreso en Sevilla. "Sería el reconocimiento de un fracaso", explican.

Hostilidad del equipo de De Cospedal
A pesar de ello, dentro del Gobierno hay varias personas a las que les gustaría ver a Arenas asumiendo más funciones y creen que sería la figura perfecta para que el partido y Ejecutivo coordinaran sus mensajes. Pero admiten que no va a ser tan fácil: "Una cosa es lo que muchos deseamos y otra, lo que tenemos". Además, si Arenas desembarcara ahora en Génova se encontraría rodeado por el equipo diseñado por Cospedal.

¿Arenas de ministro de nuevo?
Entre los populares se han disparado las especulaciones. Para algunos cargos, la solución perfecta sería que Rajoy contara con Arenas para su Consejo de Ministros. Para otros, se podría llevar a Cospedal y tratar de compensar así fuerzas. Hay quien cuenta que ella quiere dar ese salto desde hace tiempo. Pero, en cualquiera de los dos casos, no se espera una crisis de Gobierno. El presidente no tiene la cabeza para estos temas. Está centrado en la crisis económica y en las