Familiares y amigos de la duquesa de Alba asistieron en la iglesia de la Hermandad de los Gitanos, de Sevilla, a la primera misa en sufragio por el alma de Cayetana Fitz-James Stuart y Silva, fallecida el 20 de noviembre en la capital andaluza a los 88 años de edad. Esta misa es la que, siguiendo la tradición cristiana, se oficia a los nueve días después del fallecimiento.

Asistentes
A la misa funeral asisten el viudo de la duquesa de Alba, Alfonso Díez; y los hijos de la fallecida, menos Cayetano, quien el pasado 26 de noviembre fue operado de urgencia en una clínica de Sevilla de una obstrucción intestinal severa y está convaleciente, así como amigos y cofrades de la Hermandad de los Gitanos.

Alrededor de las 19.30 horas local, media hora antes de que comenzase el rito religioso llegaron al templo -donde reposan las cenizas de la duquesa- sus hijos Carlos -duque de Huéscar y futuro duque de Alba; Alfonso, Fernando, Jacobo, éste acompañado de su esposa, Inka Martí, y Eugenia.

Famosos en la misa
También asistieron al oficio religioso el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, acompañado de su esposa, Beatriz; el diseñador Tony Benitez, el torero Pepe Luis Vázquez; el confesor de la duquesa, el sacerdote sevillano Ignacio Sánchez-Dalp; y el escritor y periodista Antonio Burgos. La junta de Gobierno de la Hermandad de los Gitanos, de cuyo Cristo era muy devota la duquesa de Alba. también asiste a la misa.

"Hija de Dios", el título mas importante
Cayetana Fitz-James Stuart y Silva financió este templo, iglesia del Valle, no muy lejano de palacio de las Dueñas, donde falleció. El arzobispo de Sevilla, José Asenjo, aseguró ayer en la misa de difuntos que ser “hija de Dios fue el título más grande de una persona que tantos títulos tuvo en vida”.

"Hizo muchas cosas buenas"
Asenjo destacó en su homilía que Cayetana Fitz-James Stuart “hizo muchas cosas buenas a lo largo de su vida; ayudó a la Iglesia y a los pobres” y que también a reconstruir el templo donde se ha celebrado la misa, la Iglesia del Valle, sede de la Hermandad de los Gitanos, de la que la aristócrata era hermana.