Los municipios de La Roda de Andalucía, Pedrera, Aznalcóllar, El Saucejo, Gilena y Bollullos de la Mitación, todos gobernados por Izquierda Unida, han retirado la bandera de la Unión Europea de los edificios municipales en protesta por el tratamiento que las instituciones europeas están dando a las personas refugiadas. “Esta no es la Europa que queremos construir. No es la Europa de la solidaridad y la fraternidad a la que aspiramos”, dice Álvaro García, edil en Pedrera, municipio de la Sierra Sur sevillana. García señala que en los edificios oficiales de esta localidad no volverán a ondear las banderas de la UE “mientras las instituciones europeas sigan atentando contra la legalidad internacional y los derechos humanos en materia de asilo y acogida de refugiados”. Pedreras fue el primer municipio en tomar la decisión y en cascada, a lo largo del día de ayer, se le fueron sumando más localidades gobernadas por Izquierda Unida en la provincia de Sevilla: La Roda de Andalucía, El Saucejo, Bollullos de la Mitación, el pueblo minero de Aznalcóllar y Gilena, que por motivos de la normativa municipal no podrá hacer efectiva la decisión hasta el lunes. El alcalde Aznalcóllar, Juan José Fernández, ya retiró la bandera de la UE cuando saltó a la opinión pública la fotografía de un niño refugiado ahogado en las costas griegas. “La volvimos a poner, pero ahora será de manera definitiva hasta que la UE no cambie de actitud. Aznalcóllar no se siente representada por unas instituciones que desprecian así la vida de miles de seres humanos”, enfatiza Fernández.
Balcón del Ayuntamiento de Pedrera tras ser retirada la bandera comunitaria. Balcón del Ayuntamiento de Pedrera tras ser retirada la bandera comunitaria.

Fidel Romero, alcalde de La Roda de Andalucía, ha confirmado a este periódico que “es muy probable que en todos los pueblos de Andalucía y España que están gobernados por IU deje de ondear la bandera de la UE” en los próximos días, como respuesta simbólica al acuerdo alcanzado entre la UE y Turquía por el que todos los refugiados que lleguen a las costas griegas, procedentes de Turquía, serán devueltos sin lograr el estatus de refugiados, tal como mandata el Derecho Internacional. OSUNA Y CARMONA Por su parte, los grupos municipales de la coalición de izquierdas en Osuna y Carmona, localidades donde gobiernan PSOE y PP, respectivamente, han solicitado también la retirada de las banderas de la UE en todos los edificios municipales de sus municipios. Carlos Querol, portavoz de IU en Osuna, considera que “esta Europa insolidaria que desprecia los derechos humanos es una Europa cruel que ante el drama de miles de refugiados y refugiadas mira para otro lado y paga a otros países para que le hagan de barrera. ¡Basta!”, enfatiza. “Es una vergüenza que los mismos que han provocado los conflictos en los países árabes ahora sean quienes no permitan que las personas refugiadas lleguen a Europa”, manifiesta el alcalde de La Roda, quien asegura que en su localidad la bandera no volverá a ondear hasta que la UE cumpla con el derecho de asilo y los tratados internacionales. SOLO EL PP ESTÁ FAVOR DE DEVOLVER REFUGIADOS En una cumbre bilateral, celebrada el pasado 7 de marzo, la UE llegó a un preacuerdo con Turquía por el que las autoridades europeas devolverán a territorio turco a todos los refugiados que pasen a Grecia desde Turquía. A cambio, la UE se ha comprometido con Turquía a abonarle 3.000 millones de euros, acelerar la exención de visados para los ciudadanos turcos en la UE e impulsar el proceso, después de años hibernando, de la entrada de Turquía en la UE como país de pleno derecho. No obstante, la decisión en firme aún no ha sido tomada, a la espera de la celebración del Consejo Europeo de esta próxima semana en Bruselas. En esa cumbre, el preacuerdo debería ratificarse por una mayoría cualificada de todos los Estados Miembros, en el que España, por ser uno los países más poblados y con más peso en este órgano conformado por los presidentes y/o primeros ministros, podría tener un papel decisivo si se negara a aceptar las actuales condiciones del acuerdo entre la UE y Turquía. A este respecto, todos los partidos políticos españoles, salvo el PP, se han posicionado en contra en el Congreso de los Diputados de que España valide esta decisión en la cumbre europea de los próximos días, una votación parlamentaria, no obstante, que no vincula legalmente al actual Gobierno en funciones que, por su parte, ya ha anunciado que votará a favor del preacuerdo adoptado por Turquía y la Unión Europea.