Las próximas semanas serán testigo del debate para que CUT-BAI, la formación minoritaria de Izquierda Unida en Andalucía liderada por el alcalde de Marinaleda, abandone definitivamente la coalición por la que ha obtenido su escaño por Sevilla, o por el contrario permanezca en su seno.

En IU están tranquilos
Fuentes de Izquierda Unida consultadas por ELPLURAL.COM, manifiestan sentirse muy tranquilos ante este segundo amago de abandono. "Ya lo hizo en una ocasión anterior y se quedó en solo un gesto". No obstante ahora parece que las bases de CUT-BAI podrían ser más proclives a ejercer su aventura política por sí sola por el rechazo que tienen al pacto de gobierno y al consiguiente ejecutivo de coalición entre PSOE e IU.

"Que devuelva el escaño si se va"
Lo que si tienen muy claro los dirigentes de Izquierda Unida en Andalucía es que si Sánchez Gordillo se incorpora al grupo de no adscritos, se le va a demandar que devuelva el acta de diputado. Tan claro tiene este aspecto como el que el líder jornalero hará caso omiso a la reclamación.

Bueno para IU
Por otro lado se analiza sin dramatismos el hecho de que Gordillo lidere en solitario una fuerza en Andalucía a la izquierda de IU. Se trataría de una fuerza, como tantas otras, marginal, antisistema y sin apenas base social. Es más, en la coalición, desde Madrid a Andalucía, creen que Gordillo lleva tiempo siendo un freno para las aspiraciones de aumentar el voto urbano, de profesionales y de sectores sociales que situándose a la izquierda, ven en Gordillo un pintoresco dirigente pero nada serio ni realista en sus planteamientos.

Ser o no ser de IU
Sea como fuere, estas semana próximas van a ser clave para ver lo que sucede en el futuro de la la formación del alcalde de Marinaleda. Éste ha apuntado que lo que está encima de la mesa es la continuidad o no de la CUT-BAI en IULV-CA. "Tenemos que ver qué espacio vamos a tener y si se nos va a criminalizar por la posición adoptada en torno al pacto con los socialistas", ha apuntado.