La asociación conservacionista 'Salvemos Mojácar', impulsora de algunos de los procedimientos judiciales en contra del hotel de Azata del Sol en el paraje de El Algarrobico, en Carboneras (Almería), ha apuntado "división de opiniones" entre los magistrados del Tribunal Supremo (TS) que deben sentenciar si el suelo es o no urbanizable. "Han estado reunidos durante toda la semana pasada y este martes reanudan las deliberaciones lo que hace pensar que hay división de opiniones", ha trasladado en un comunicado su responsable, Jaime del Val, para quien son "tres" los escenarios que se podrían dar dependiendo del sentido del fallo sobre la calificación del suelo y del fallo sobre el carácter público de los terrenos. Del Val ha señalado que la "mejor resolución" sería que el Alto Tribunal fallase, lo que a su juicio está "meridianamente claro", que el suelo es no urbanizable de especial protección y que el retracto ejercido por la Junta andaluza en 2006 por 2,3 millones de euros, "incorrecto". "Los suelos no serían públicos y no procedería indemnización. De esta forma, el edificio sería ilegal y no habría más que demolerlo. Azata no se llevaría casi nada de dinero público de indemnización en el recurso por responsabilidad patrimonial de las administraciones que tiene planteado en la Audiencia Nacional donde pide 70 millones de euros", ha señalado. En un escalón intermedio estaría, según Del Val, que el Supremo sentenciase que que los terrenos son protegidos pero el retracto es correcto. En este caso los suelos son públicos y "procede indemnización", por lo que la solución, aunque sería la misma, supondría que Azata "saldría ganando pues al ser los terrenos propiedad de la Junta, de acuerdo con el artículo 361 del Código Civil, la Junta tendría que comprar el hotel a Azata por unos 30 millones, aparte de la indemnización que Azata pueda sacar en la Audiencia Nacional", ha apuntillado. Salvemos Mojácar ha indicado que, por contra, la "peor resolución" pasaría por que los terrenos son urbanizables y que el retracto es correcto. "En este caso Azata sacaría una mayor indemnización en la Audiencia Nacional pues no es lo mismo una indemnización sobre terrenos urbanizables que sobre terrenos protegidos, Azata podría conseguir los 70 millones aparte de los que obtenga por la venta del hotel a la Junta", ha advertido Del Val, quien ha recordado, asimismo, que la promotora "podría construir en las fincas colindantes al hotel sobre las que la Junta andaluza no ha ejercido el derecho de retracto, por lo que surgirían nuevos algarrobicos, pero ya legales".