La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha asegurado hoy que la convivencia lograda en España en estos últimos años "no puede ponerse en peligro bajo ningún concepto", y que "no hay futuro más allá" para el país que seguir juntos.

Durante la clausura del XVI Congreso de la Empresa Familiar
La vicepresidenta ha hecho esta consideración durante la clausura del XVI Congreso de la Empresa Familiar, y en relación a una pregunta sobre si consideraba que alguna tensión política, en relación a la consulta de independencia de Cataluña, puede poner en peligro la recuperación económica en España.

"Las tensiones políticas hay que evitarlas"
En este sentido, la vicepresidenta ha asegurado que las tensiones políticas "hay que evitarlas", y ha manifestado que "es una tarea colectiva de todos trabajar por la estabilidad". Quizá uno de los elementos que más ha diferenciado a España con respecto a otros escenarios europeos ha sido la estabilidad política y la institucional del país, porque una vez marcado un programa puede cumplirse, ha señalado la vicepresidenta, que ha asegurado, que como Gobierno tiene ese empeño.

"La estabilidad política se consigue con dos elementos"
Así, ha indicado que el mantenimiento de la estabilidad política, se consigue con dos elementos que hay que equilibrar, por un lado, "con el irrenunciable cumplimento de las leyes y de la constitución, y con un diálogo en ese marco, en el que todos estamos llamados a actuar y a entendernos", ha añadido.

"Hago una llamada a la sensatez"
En este sentido, ha asegurado que la estabilidad "es un valor que solo se tiene en cuenta cuando se pierde y eso es una pena". "Hago una llamada a todo el mundo a la sensatez, a saber que se puede hablar de muchos temas, pero hay otros que corresponden al conjunto de los ciudadanos, que tienen una constitución que es el marco de concordia que hay que mantener".

"No se es consciente de lo positivo que ha sido trabajar juntos"
La vicepresidenta también ha asegurado que "a veces no se es consciente de lo positivo que ha sido trabajar juntos tantos años, de lo que nos necesitamos los unos a los otros y de lo interrelacionados que estamos a todos los niveles". "La obligación del Gobierno es cimentar una sociedad unida desde el entendimiento", ha dicho la vicepresidenta, que ha dicho de que siempre le ha preocupado que cualquier conflicto se traduzca en una fractura social.

Por último, ha advertido de que "hay que ser conscientes de lo que significa estar juntos, trabajar juntos, tener una voz cada vez más fuerte y más potente en la Unión Europa".