La presidenta del PSOE-A, Amparo Rubiales, ha asegurado este miércoles que si la candidata a la Presidencia de la Junta, Susana Díaz, hubiera sido un hombre no se habría dicho "una gran cantidad de tonterías" en las últimas semanas sobre su vestimenta, "como si lleva zapato plano o no", unas críticas que también recibió ella en primera persona cuando hace 30 años se convirtió en la primera consejera de Presidencia del Gobierno andaluz. "Lamentablemente 30 años después seguimos igual", ha añadido.


"30 años después seguimos igual"
En declaraciones a los periodistas a su llegada al Parlamento para presenciar el discurso de investidura de quien será la sucesora de José Antonio Griñán, Rubiales ha recordado que cuando fue elegida consejera de Presidencia, momento en el que sólo había seis mujeres en la Cámara andaluza, se escribió en los medios de comunicación "que no llevaba sujetador, que parecía una boticaria rica de pueblo y que me había vestido de discoteca".

"Se cumple el sueño de ver a una presidenta mujer"
No obstante, esta histórica dirigente del PSOE andaluz ha querido destacar por encima de todo que hoy es un día de "enorme satisfacción" para las mujeres andaluzas, para las mujeres socialistas y para ella especialmente por haber sido la primera mujer consejera de Presidencia de la Junta, un cargo al que accedió siendo más joven que Susana Díaz. "Hoy se cumple el sueño que nunca creí que sería posible cuando yo fui consejera, que es ver una presidenta mujer", ha añadido.

Un hecho histórico
"Si el Parlamento andaluz así lo vota habrá una presidenta joven, enérgica, guapa y con personalidad y empuje para sacar a esta tierra de los problemas que tiene", ha afirmado Rubiales, quien ha insistido en que el nombramiento de Susana Díaz como presidenta de la Junta es un hecho "absolutamente histórico, por más que quieran obviarlo y hacer comentarios sobre ella basados en su condición de mujer y no en sus conocimientos o capacidades".