O se pasó de hábil o se pasó de torpe. Y, por supuesto, no entendía de guitarras. La Policía Nacional ha detenido a un joven y así ha esclarecido un robo cometido en un establecimiento musical de Jaén en 2013, después de que el presunto autor del robo consultara la valoración de una guitarra sustraída a su legítimo propietario y éste la reconociera como propia. Según ha informado la Policía en un comunicado, los hechos ocurrieron en agosto de 2013, cuando un hombre denunciaba haber sido víctima de un robo en su tienda de instrumentos y del que le habían sustraído siete guitarras y otros efectos musicales, valorados en más de 10.000 euros. Tras la pérdida por el robo sufrido, la víctima tuvo que trasladar su negocio a la localidad de Porcuna, llevando el negocio junto con su hijo, quien a finales del pasado año recibió en su teléfono varias fotografías de una guitarra para que se la valoraran y que remitió a su padre para que éste lo hiciera. El propietario al ver las fotografías de la guitarra reconoció de manera inmediata como era una de las que le fueron sustraídas, no teniendo duda alguna, ya que el mismo la fabricó y constaba con una serie de motivos que hacía que la guitarra fuera única. Los investigadores tras una compleja investigación consiguieron identificar plenamente a la persona que realizó la consulta, existiendo indicios suficientes para imputarle el hecho delictivo, por lo que procedieron a su localización y posterior detención. La intervención ha sido llevada a cabo por agentes de la Brigada de Policía Judicial de esta Comisaría.