Cuando se mata a una mujer es una "mujer española, no una del PP, del PSOE, de Podemos o de Ciudadanos", entre otros, y ha dicho que "eso es intolerable". Son palabras, ayer en Málaga, del presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, quien también pedía "aplicar con firmeza la ley" y "las medidas" cuando un maltratador tenga antecedentes penales y ha dicho que "si hay que cambiar leyes, cambiamos leyes". En un acto celebrado en el Palacio de Congresos de Málaga, Rivera se refería en esa clave nacionalista a la mujer asesinada por su expareja en Lebrija, 36 años y con dos hijos. Hay que "dejar de condenar para pasar a aplicar la ley con dureza contra aquellos que maltratan". En su opinión, todo eso hay que "hacerlo todos juntos sin politizar este tema y llevarlos a debates de partido, que es lo que pretenden algunos". La alusión a la unidad de todos en este asunto no deja de ser sorprendente, dado que no es la falta de unidad de los partidos precisamente lo que parece estar en cuestión. Ha dicho estar "cansado y preocupado" por la violencia de género y ha hecho referencia al último caso de violencia de género en Andalucía. "Además de eslóganes y condenas, que hay que hacerlo, tenemos que tomar medidas". En este punto, ha abogado por un pacto de Estado para "tomarnos en serio la lucha contra la violencia contra las mujeres "y dejar pactos de salón y aplicar con firmeza la ley". Asimismo, ha pedido que se deberán utilizar todos los dispositivos electrónicos de detección de proximidad de agresores, porque, según ha dicho, de los "3.000 que hay, sólo se están utilizando 1.000".