La alcaldesa de Valencia Rita Barberá no está sola en su singular destino de verse presuntamente involucrada en una trama de corrupción y al mismo tiempo conservar su escaño en una cámara de representación. La acompaña la que fuera en su día alcaldesa de Jerez, María José García-Pelayo, aunque en el caso de la dirigente popular andaluza el trámite judicial está mucho más avanzado. Si Barberá, cuyo grupo municipal en el Ayuntamiento de Valencia durante varios lustros está acusado de blanqueo entre otros delitos,  ha sido blindada en su aforamiento al incluirla su partido en la diputación permanente del Senado, lo que significa que mantendría su coraza jurídica si hubiera adelanto electoral, García-Pelayo ha sido nombrada vocal en la Comisión de Interior, portavoz adjunta en Igualdad y vicepresidenta de la Comisión de Sanidad y Servicios Sociales en el Congreso, "dando así un paso a la política nacional, ya que las materias de esa comisión son de ámbito estatal". EL PRECEDENTE DE CHAVES Y GRIÑÁN La exalcaldesa, como se sabe, ha sido llamada a declarar en el Tribunal Supremo por un presunto delito continuado de prevaricación administrativa y otro de falsedad en documento público por su participación en el proceso irregular de adjudicación municipal de 'stans' de FITUR a empresas de la trama Gürtel. El último precedente andaluz al respecto fue el de los expresidentes Chaves y Griñán, que renunciaron a sus actas de diputado y senador cuando se vieron, por el caso de los ERE, en la misma situación procesal en que ahora está García-Pelayo. En un comunicado, el PP de Cádiz ha manifestado que el nombramiento "respalda la magnífica labor realizada por García-Pelayo y su equipo ", con "iniciativas novedosas" como el Observatorio de la Violencia de Género o la puesta en marcha del I Plan Local contra la Violencia de Género 2013-2015. Asimismo, el PP asegura que "también en materia de política social, García-Pelayo ha marcado la diferencia con otros ayuntamientos, siendo Jerez el primero de Andalucía y el segundo de España en abrir la Oficina de Intermediación Hipotecaria para evitar desahucios en la ciudad en el año 2012". 'UN AUTÉNTICO DESPROPÓSITO' De modo bastante distinto lo ve la secretaria de Organización del PSOE de Cádiz, Araceli Maese, que considera "un auténtico despropósito que el PP, en lugar de tomar medidas contra la corrupción, se dedique a premiar" a la diputada María José García-Pelayo. "Es un insulto a la ciudadanía que está demandando medidas de regeneración democrática en este país después de ver cómo la corrupción se ha convertido en una cuestión estructural del partido hasta ahora en el Gobierno", ha reprochado Maese en un comunicado, apuntando que "es tan vergonzoso como haber incluido a la senadora Rita Barberá en la diputación permanente de la Cámara Alta para que siga aforada aunque haya elecciones".