El presidente volvió a repetir en Granada las ideas que están siendo el eje de la campaña de los populares, aunque añadiendo un nuevo matiz: la descalificación cualquier posibilidad de pactos. Consciente de su soledad parlamentaria y de la práctica imposibilidad aritmética –pero también política– de llegar a acuerdos con otras fuerzas, el presidente se refirió con el término 'bisagristas' a quienes pueden facilitar la gobernabilidad... con los socialistas. Estas fueron las ideas que el presidente repitió ayer por la tarde en Granada ante un abarrotado Palacio de Congresos: unos hablan, pero nosotros hacemos; los demás critican y nosotros gobernamos; otros destruyen empleo y nosotros lo creamos; otras se quiere ir a Madrid y nuestro candidato se sacrifica por Andalucía. EL CAMBIO, EL ÚNICO CAMBIO El presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, ha defendido este sábado que su formación representa "el único cambio" posible en Andalucía y que "los demás están en una carrera para ver quién es el bisagrista" de cara a posibles pactos postelectorales, algo que el PP-A y su candidato a la Presidencia de la Junta, Juanma Moreno, "no necesita". "Necesitamos gobernar para crear empleo y cambiar las cosas", ha añadido. Así se ha pronunciado Rajoy ante más de 3.500 personas en un mitin en el Palacio de Congresos de Granada, el segundo en el que participa dentro de la campaña electoral, después de que el pasado viernes estuviera en Jerez de la Frontera (Cádiz) arropando al candidato a la Presidencia de la Junta en el primer día de la campaña. Este domingo volverá a hacerlo en Roquetas de Mar (Almería). El líder del PP-A ha advertido de que hay que tener "cuidado" con aquellos "que creen que todo se arregla con un chasquido de dedos; con los que van en contra todo y no a favor de nada; con los que no han gestionado nunca, y con los que se proclaman poseedores de soluciones instantáneas porque eso no existe". También ha llamado Rajoy a tener cuidado en esta cita electoral con "los que dicen tener conejos en la chistera pero no tienen nada, y con los que no dicen nada y hacen de eso su forma de hacer política". Y es que, según ha señalado el presidente del Ejecutivo de la Nación, "gobernar es muy difícil. Criticar ya no lo es tanto". Tras apuntar que no es igual que gobierne un partido que ya se sabe "lo que da de si" y otro que "no se sabe quién es", el presidente del PP-A ha pedido a los andaluces que no caigan en las "frivolidades" y ha insistido en que en Andalucía se pueden hacer las cosas "mucho mejor", lamentando que en esta comunidad nunca haya habido alternancia política. LAS CUALIDADES DE MORENO Rajoy ha pedido el voto para Juanma Moreno, una persona con "determinación y agallas" para llevar a cabo el cambio político en Andalucía. "Él no quiere irse, ha venido para quedarse renunciando a un futuro prometedor en el Gobierno", ha subrayado el presidente del Gobierno, que también ha alabado la "sensatez" y la capacidad para "fijar prioridades y marcar los tiempos" del candidato 'popular'. Además, según ha destacado, Moreno también sabe "ganar debates a alguno que creía que podía ganarlos sin bajarse del autobús", en alusión a la presidenta de la Junta y candidata a la reelección, Susana Díaz, y al debate electoral que los tres candidatos de las tres fuerzas con representación parlamentaria celebraron el pasado lunes en la Radio Televisión de Andalucía (RTVA). Durante su intervención, Rajoy ha asegurado que Andalucía ha mejorado "como toda España", pero que "puede y tiene" que ir a mejor. "Hay que cambiar para ir a mejor, cambiar para crear empleo, cambiar para lograr crecimiento económico, cambiar para mejorar la educación y la sanidad, y cambiar para apoyar a las pymes que generan puestos de trabajo". En este punto, ha subrayado que PSOE y empleo son dos palabras "incompatibles" y que lo demuestra "lo que hemos vivido y las estadísticas". "El PSOE no ha sabido hacerlo y no es un juicio de valor", ha insistido Rajoy, quien se ha marcado como objetivo que España vuelva a tener 20 millones de personas trabajando al final de la próxima legislatura, creando 500.000 al año, de los que 575.000 serían en Andalucía.