El expresidente de la Junta de Andalucía Rafael Escuredo ha pedido disculpas por las palabras que dirigió el viernes, durante un acto del PSOE en Almería, a los miembros del PP, de los que aseguró que "son tan gilipollas que van de sobrados y no necesitan a nadie".

Se le "calentó la boca"
Escuredo, que ha visitado este sábado el núcleo de población de Torre del Mar, en Vélez-Málaga, para participar en otro acto de campaña, ha retirado sus palabras y las ha justificado en que se le "calentó la boca" tras leer en las redes sociales descalificaciones dirigidas a los miembros del Partido Socialista.

"Ya me gustaría también que ellos se disculparan también"
"Leí en redes sociales que los socialistas somos unos sinvergüenzas y unos ladrones, se me calentó la boca y dije que eran unos gilipollas, pero quiero retirarlo y me disculpo", ha reiterado el expresidente autonómico, que, no obstante, ha dejado claro que "ya me gustaría también que ellos se disculparan cuando hacen ese tipo de descalificaciones".

Vuelco electoral
Al margen de este asunto, Escuredo se ha referido a las expectativas electorales del PSOE y ha mostrado su convencimiento de que "se está produciendo un vuelco" en la decisión del sentido del voto por parte de los ciudadanos, pues "la gente ha empezado a visualizar que la política de recortes no es algo que dice la izquierda, sino que es algo que está ya comprobando" en los lugares donde gobierna el PP.

Copagos y recortes
"Allí donde el PP gobierna ya se levanta la voz, ya se empieza a decir que el copago es necesario, que hay que hacer recortes en materia de educación, que hay que meter la tijera en todo aquello que no sea imprescindible", ha considerado el dirigente socialista, para quien en esta elecciones "se están jugando los recortes en materia de sanidad, educación y servicios sociales, así como el recorte del Estado de las autonomías".

Por todo ello, Escuredo está convencido de que la ciudadanía "se está dando cuenta de que lo que está en juego es algo más que sencillamente el cambio, lo que está en juego son las cosas de comer, los elementos fundamentales que hemos ido construyendo durante 30 años".

La última semana de campaña "va a ser decisiva"
Esta gente dice una cosa y hace otra; dijeron que no iban a subir los impuestos y los han subido, y han hablado de muchas cosas que la gente ve que no son ciertas", ha criticado el expresidente andaluz, quien ha vaticinado que, puesto que el ciudadano ha percibido esos incumplimientos, la última semana de campaña "va a ser decisiva en orden al cambio del voto de mucha gente, que va a votar al PSOE porque, si no, se castiga a sí misma".