Las conmovedoras preguntas que se hacía Pete Seeger en su canción sobre la muerte de Marilyn Monroe llaman a las puertas de Sevilla a propósito de la muerte de la joven asesinada el domingo por su marido. La mujer estaba aterrorizada pero las autoridades no alcanzaron a comprender el alcance de su terror. En aquel tema legendario, que también cantó Bob Dylan, Seeger se preguntaba: “¿Quién mató a Norma Jean? / Yo, dijo la ciudad. / ¿Quién la vio morir? / Nosotros, dijeron la noche y la luz de la alcoba, / nosotros la vimos morir”.

Domingo 16 de octubre. 12:45 de la tarde. Olivares (Sevilla). Un agente de la Guardia Civil retirado da aviso de que un hombre huye en coche desde la calle Primero de Mayo, donde ha sido apuñalada una mujer de solo 26 años. La víctima trabajaba allí de cuidadora de una anciana. De inmediato se desplazan al lugar efectivos de la Guardia Civil, Policía Local y Emergencias 061. Intentan reanimar a la víctima, pero todo es inútil. Apenas unos minutos después, una patrulla de la Guardia Civil detiene al presunto autor del crimen, de 41 años, en el vecino municipio de Salteras.

Una casa de acogida

La mujer asesinada, a la que llegó a ofrecérsele una casa de acogida pero no la orden de alejamiento que había solicitado, era de nacionalidad dominicana, como lo era también el detenido aunque tenía también la nacionalidad española. El agresor y su víctima estaban separados y eran padres de dos hijos en común de 3 y 5 años. Se llamaba Estefanía María González, aunque algunas cróncias la identifican como Estefany, 

Sábado 17 de septiembre. 3:30 de la madrugada. Sanlúcar la Mayor (Sevilla). Estefanía denuncia en el cuartel de la Guardia Civil que, cuando llegó esa noche a su casa sobre las 22:30 horas, después del trabajo, su marido le dio un puñetazo en la cara, la insultó, la agarró del cuello, la zarandeó y le arrojó varios objetos, entre ellos un cucharón que impactó en el hijo de 3 años. En el incidente intervino el servicio de emergencias 112 y la mujer fue atendida en el hospital de Bormujos, donde confirmaron una herida en el pómulo así como diversos arañazos en el cuello y el tórax.

Crisis de pareja

Posteriormente, la mujer acudió al juzgado número 2 de Sanlúcar, cuya titular, Brígida Muro, emitió un auto denegando la orden de alejamiento solicitada porque consideró lo ocurrido una “crisis de relación de pareja”, informa Efe. En su momento, la propia comisión de violencia de género del Ayuntamiento de Olivares abordó su problemática y se le ofrecieron varios de los recursos disponibles para las personas afectadas por violencia machista, entre ellos una casa de acogida que, al parecer, ella rechazó.

Según informó el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), la juez denegó la orden de protección solicitada y el Ministerio Fiscal estuvo de acuerdo. ¿Y por qué? Porque el informe de las fuerzas de seguridad "era de riesgo no apreciado", porque no constaban otras denuncias de Estefanía en los juzgados de Sanlúcar, porque las versiones de ambos cónyuges eran contradictorias y porque el propio marido presentó a su vez un parte de lesiones que le habría ocasionado la víctima.

'¿Quién llevará el féretro?'

El delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, anunciaba este lunes la apertura de una investigación para esclarecer las razones para "la calificación de riesgo no apreciado realizada por las fuerzas de seguridad", aunque recalcando que la denegación de la orden de alejamiento "es una decisión judicial".

Sanz añadía: "Valoraremos y analizaremos todas las circunstancias, se trata de buscar la mejor conclusión para que no vuelva a ocurrir, pero evidentemente es una investigación que haremos entre todos". A su vez, la Unidad de Violencia de Género de la Delegación del Gobierno en Andalucía "está analizando las circunstancias en que se produjo".

Estefanía ha sido tema de portada durante dos días en periódicos, telediarios y boletines de radio de todo el país. La canción de Pete Seeger se hacía también estas otras preguntas pregunta: “¿Quién llevará el féretro? / Yo, dijo la prensa, /con esfuerzo y con pena, yo llevaré el féretro. / ¿Quién olvidará pronto? Yo, dijo la página empezando a desvanecerse, / yo seré la primera en olvidar”.