La señal inequívoca de que la indignación social provocada por la crisis económica ha quedado atrás es que a los políticos ya no les da miedo subirse el sueldo. Lo hicieron hace unos días el alcalde y los concejales de Málaga y lo han hecho este viernes el alcalde y los concejales de Sevilla, donde los miembros del gobierno local cobrarán un 33 por ciento más y los miembros de la oposición un 43 por ciento.

La medida ha salido adelante con los votos del PP y el PSOE. Ciudadanos se ha abstenido y los concejales de Vox y Adelante Andalucía han votado en contra. Las bases de la retribución de los miembros de la Corporación no se revisaban desde 1991.

El sueldo del alcalde, el socialista Juan Espadas, se queda en 84.454 euros (hasta ahora cobraba 63.499) y el de los concejales con responsabilidades de gobierno en 71.644 euros, mientras que el resto de ediles de la oposición percibirá 52.640 euros. El alcalde de Sevilla ganará 18.000 euros más que el presidente de la Junta.

En Málaga, donde la decisión se adoptó por unanimidad, el alcalde Francisco de la Torre (PP) percibirá anualmente 13.000 euros más que hasta ahora, pasando a cobrar 78.219 euros brutos. Así, ganará 12.000 euros más que el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, que percibe 66.230 euros brutos al año, y lo mismo que los ministros, que cobran 78.430 euros anuales.

Los sueldos de alcalde y concejales de ambas grandes ciudades siguen estando muy por debajo de la recomendación de la Federación Española de Municipios y Provincias, que fija un tope de 106.000 euros brutos anuales para los regidores de ciudades de más de medio millón de habitantes.