Podemos quiere instaurar costumbres nuevas en el trabajo parlamentario imponiendo transparencia absoluta. El grupo parlamentario ha expresado en un comunicado su interés en que durante las conversaciones sobre la investidura de la candidata socialista Susana Díaz, "los y las andaluzas estén presentes tanto en el contenido como en la forma”. Para ello, proponen al resto de partidos “que su contenido sea retransmitido por cualesquiera medios técnicos disponibles”. En principio y según ha sondeado este periódico, no parece probable que los dos principales grupos, PP y PSOE, acepten la sugerencia de Podemos, dado que la grabación y difusión de los encuentros podría restringir drásticamente el margen de los negociadores para hablar con libertad y, por tanto, la eficacia misma de las reuniones. Aun así, nunca ningún grupo parlamentario en la Cámara andaluza había hecho una propuesta sobre transparencia de perfiles tan audaces. Tras su reunión este martes en Sevilla, el grupo formado por 15 diputados anuncia que se propone “desarrollar las tres condiciones planteadas en torno al debate de investidura”, para lo cual hará público este miércoles “un documento ampliado detallando las mismas y sus mecanismos de verificación”. Esta iniciativa tal vez quepa interpretarla como un intento de conjurar el riesgo de bloqueo de la negociación, dado que si se mantienen rígidamente las condiciones sin cuya aceptación íntegra por el PSOE Podemos no se sentaría a negociar, los socialistas se quedarían sin margen de maniobra para, por ejemplo, aceptar no todas pero sí alguna o algunas de esas tres exigencias (dimisión de Chaves y Griñán, ruptura con los bancos que desahucien a familias y recorte en asesores para contratar profesores y sanitarios). El grupo que dirige Teresa Rodríguez remitirá ese documento "a las distintas fuerzas políticas parlamentarias, y en particular al PSOE-A, así como a la sociedad civil, colectivos y asociaciones implicadas en el desarrollo y aplicación de las mismas (docentes, sanitarios, trabajadores de los servicios sociales, organizaciones antidesahucios…)”. Finalmente, los representantes del partido morado recalcan su “voluntad de que dichas reuniones sean públicas tanto en su desarrollo como en sus resultados”. REUNIÓN CORDIAL CON IU Mientras tanto, el PSOE-A abría este martes con IULV-CA, en un ambiente "cordial y de diálogo", las negociaciones bilaterales con las formaciones políticas y recalcaba que "nadie entendería" que Podemos y Ciudadanos (C's) no asistiesen a estas reuniones. En un encuentro que ha durado algo menos de una hora, por parte del PSOE-A han acudido el secretario de Organización, Juan Cornejo, y el portavoz parlamentario y diputado electo, Mario Jiménez; mientras que los representantes de IULV-CA han sido el portavoz parlamentario y diputado electo, José Antonio Castro, y la responsable de Política Institucional, María del Carmen Cantero. Así las cosas, Mario Jiménez, después de la reunión, ha explicado a los periodistas que el PSOE han trasladado a IU las líneas que marcó Susana Díaz de cara al proceso de investidura, vinculadas a la reactivación económica en Andalucía, una firme apuesta por la transparencia y lucha contra la corrupción, o la defensa de un nuevo sistema de financiación autonómica. Entretanto, preguntado por la posibilidad de que Podemos y C's no acudan a esta segunda ronda de contactos en caso de que el PSOE-A no acepte sus condiciones, Mario Jiménez ha dicho que si no acuden "no lo entendería nadie". "No existe ninguna razón para que las fuerzas que han obtenido representación en las urnas no se sienten a dialogar y a buscar entendimiento desde el punto de vista institucional", ha afirmado. TODOS DEBEN HABLAR CON TODOS Por parte de IU, ha sido José Antonio Castro el que ha explicado tras la reunión que su formación "ha venido a escuchar", toda vez que ha insistido en que su 'no' a la investidura de Díaz "es inamovible". "A partir de ahí, esperamos más encuentros con el resto de grupos", ha apuntado. Respecto a posibles puntos de encuentro con el PSOE-A, el diputado de izquierdas no ha descartado que sean posibles a lo largo de la legislatura en leyes, proyectos o programas. Desde IU, ha dicho, "vamos a estar desde una posición netamente de izquierdas muy pendientes, y suponemos que habrá espacios para el acuerdo". En cuanto a Podemos y C's, el portavoz ha insistido en que todas las fuerzas deben "hablar mucho" porque, añade, para la constitución de la mesa o los cambios para hacer más operativo el Parlamento, "tenemos que hablar mucho, no se trata de que un grupo bilateralmente se vaya reuniendo con todos, sino todos tenemos que hablar". "Podemos y C's ya son protagonistas y tienen una responsabilidad", ha indicado Castro, que cree que las conversaciones las mantendrán pero "otra cosa es que sean fructíferas o no".