Podemos Andalucía no quiere ser menos que sus compañeros de Cataluña, Galicia o Valencia, aunque estos últimos no estén integrados orgánicamente en la formación morada y concurrieran a las elecciones con candidaturas independientes. Podemos Andalucía acordó ayer en su reunión del Consejo Ciudadano, a la que no pudo asistir la líder regional Teresa Rodríguez por enfermedad, solicitar a la dirección de Podemos que los diez diputados andaluces tenga un "reconocimiento especial" dentro del grupo confederal de la formación en el Congreso de los Diputados, "dado el carácter de nacionalidad histórica de Andalucía, tal y como viene recogido en el Estatuto de Autonomía de Andalucía". POCA COMUNICACIÓN No ha trascendido qué opina oficialmente la dirección nacional del partido de la iniciativa andaluza, aunque son conocidas las diferencias entre dicha dirección y Teresa Rodríguez. En todo caso, la comunicación no parece que fluya suficientemente. Apenas 24 horas antes de que Pablo Iglesias formulara públicamente su oferta al PSOE de formar un Gobierno de coalición donde él sería vicepresidente, Rodríguez declaraba en Radio Nacional, a preguntas de Santiago Atalaya, que Podemos "no ha hablado en ningún momento de formar parte de un Gobierno con el PSOE, sino de condicionar la investidura; hablamos de políticas, no de sillones". Como se recordará, tras el fracaso de su proyecto inicial de constituir cuatro grupos parlamentarios en el Congreso, Podemos se registró como un único grupo, compuesto por 65 diputados tras el abandono, al menos provisional, de cuatro representantes de Compromís. El líder de Podemos, Pablo Iglesias, será el presidente del denominado "grupo confederal", pero tendrá que compartir visibilidad, cuotas de poder y tiempos de intervención con los líderes de En Comú Podem, Xavier Domènech, y En Marea, Alexandra Fernández, a su vez nombrados ambos portavoces adjuntos. UN ACUERDO UNÁNIME ¿Reclama Andalucía un trato similar? Se desconoce, pero es obvio que la dirección del partido tendrá que mostrarse flexible y facilitar alguna clase de visibilidad a la exigencia andaluza. Fuentes de Podemos no ofrecieron más detalles de la reunión, pero sí recalcaron que la decisión de reclamar ese "reconocimiento especial" se había tomado "por "acuerdo unánime" del Consejo Ciudadano Andaluz (CCA) de la formación, que se ha reunido este domingo en la localidad granadina de Atarfe. Esa unanimidad significaría que dirigentes como Sergio Pascual, persona de total confianza de Pablo Iglesias, comparte la reclamación andaluza, si bien esta llega en un momento poco propicio, cuando todas las energías de la dirección nacional están centradas en llegar a un entendimiento con el Partido Socialista para conformar un Gobierno de progreso. Según la nota oficial, la reunión comenzó pasadas las 11,30 horas de la mañana tras unas breves palabras de recibimiento del alcalde de Atarfe, Francisco R. Quesada --de la candidatura de unidad popular Atarfe Sí--, y en ella el órgano directivo de Podemos en Andalucía debatió "acerca de la situación política abierta en el país tras los resultados de las elecciones generales del 20D y la oferta de gobierno de cambio presentada la semana pasada". Otra de las decisiones "más importantes" adoptadas en esta reunión, "también por consenso", ha sido la de "reforzar la coordinación y las relaciones con los cargos públicos de los municipios del cambio". Igualmente, tras el debate sobre las tareas del nuevo período político, otra de las cuestiones tomadas por el CCA ha sido la de "iniciar una reflexión organizativa para seguir avanzando en la construcción de Podemos Andalucía y mejorar así la implantación en todo el territorio andaluz". Desde Podemos Andalucía consideran la reunión mantenida este domingo como "un debate muy productivo y fructífero".