Las relaciones entre Podemos y el PSOE andaluz van a peor. Los socialistas andaluces están utilizando el 28F, Día de Andalucía, "como arma y combustible para avivar el fuego del conflicto con Cataluña" y perjudicar a Podemos. Así de contundente se ha mostrado este miércoles la secretaria general de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, que ha acusado a la presidenta de la Junta, Susana Díaz, de utilizar la celebración para "torpedear" las negociaciones entre el PSOE y Podemos para llegar a un acuerdo en la formación de Gobierno. La réplica llegaba poco después. El PSOE-A instaba a Teresa Rodríguez a aclarar si defiende tanto una España de "dos velocidades" como que esta comunidad se "plantee la independencia", como llegó a mantener Pablo Iglesias, "torciendo la historia". Su portavoz Mario Jiménez también añadía, con dureza: "La señora Rodríguez sabe que la estrategia ultranacionalista e independentista de Podemos en España la va a pagar ella en Andalucía, por lo que intenta a la desesperada manotear en el aire y alcanzar al PSOE en este debate", ha señalado. En rueda de prensa, Rodríguez ha criticado que la socialista use esta fecha como "arma arrojadiza interna" dentro de su propio partido, "en su disputa interna con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez"; y entiende que esto es así porque "Susana Díaz ya eligió y ha elegido a nivel estatal un socio de gobierno que es la derecha con Ciudadanos". Rodríguez ha defendido que el documento presentado por su formación para llegar a un acuerdo con el PSOE es "amplio y abierto", que "concreta muy poco", por lo que es una "invitación al diálogo" a los socialistas. Además, ha concretado que en el asunto territorial "no ofrece recetas muy cerradas" y que Podemos nunca apostará por un modelo que "perjudique a las regiones y ciudadanos más pobres". ANDALUCÍA NO TIENE QUE DECIDIR Sobre la necesidad de reformular el modelo territorial que recoge el documento de Podemos, Rodríguez ha explicado que "los andaluces decidieron ser una nacionalidad histórica por la vía del 151", mientras que sobre el derecho a decidir de algunas comunidades admite que "Andalucía no está entre ellas" puesto que "hay un consenso bastante amplio sobre el encaje, al menos jurídico, de Andalucía con el resto del Estado". "Esta no es una realidad que esté presente hoy por hoy", ha agregado. Rodríguez ha reprochado al PSOE-A, en este debate territorial, que en sus discursos plantea que en las relaciones entre España y Cataluña "se deriva una necesaria dificultad para Andalucía", con lo que "nos quieren convencer de que dependemos de los catalanes" reconociendo así, a su juicio, "su propia incompetencia" por "no conseguir un modelo de desarrollo no dependiente", más cuando "han usado los fondos de la comunidad para alimentar su red clientelar y para presuntamente financiar al propio partido y sus amigos". Ha rechazado que Podemos quiera repetir las elecciones porque ha sido un partido que "ha estado casi más interesado en la investidura de Sánchez que el PSOE para formar un gobierno alternativo a Rajoy" y que, de hecho, "ha presentado la propuesta más elaborada" para pactar un gobierno. Además, ha reiterado que es "difícil" que Podemos y C's puedan encontrar puntos intermedios. LOS PEORES RESULTADOS Mientras, el portavoz del PSOE-A en el Parlamento andaluz, Mario Jiménez, ha dicho que Rodríguez tiene la oportunidad de decir si está en el "fin del café para todos, si defiende que haya dos velocidades en la construcción de España o si está pidiendo, como hizo Pablo Iglesias, torciendo la historia, que Andalucía se plantee la independencia". El dirigente socialista ha manifestado que la posición de Podemos en Andalucía y de Teresa Rodríguez es "muy débil y comprometida", y ha recordado que donde peores resultados cosecha ese partido en España es precisamente en esta comunidad. "A esa situación va a venir a ponerle la puntilla la actitud de Podemos en España en defensa de una España de dos velocidades", según Jiménez. A su juicio, Teresa Rodríguez tiene "capacidad suficiente como para ver" que el hecho de que Podemos en España esté defendiendo, después de 37 años, "exactamente lo mismo que defendía la derecha nacional y nacionalista, a principios de los años 80", le va "a llevar al desastre en términos políticos".