La fachada de la sede del Partido Popular de la localidad malagueña de Mijas ha aparecido este lunes con una serie de pintadas amenazantes, un suceso que ha sido puesto en conocimiento de la Guardia Civil "a fin de que pueda iniciar una investigación, dar con los autores y ponerlos a disposición de la justicia". Ante estos hechos, el PP municipal ha pedido, a través de un comunicado, "tranquilidad a sus afiliados, simpatizantes y vecinos, pues, si bien no se va a dejar amedrentar por este hecho, hará lo posible por que los responsables de este ataque a la democracia no queden impunes". Este suceso es, han recordado, el segundo ataque de este tipo que sufre el PP de Mijas o alguno de sus dirigentes en los últimos meses, ya que el pasado año apareció otra serie de pintadas en la oficina de la esposa del entonces alcalde y presidente del partido, Ángel Nozal.