En respuesta a una pregunta formulada por el portavoz del grupo parlamentario de IULV-CA, Diego Valderas, en la sesión de control al Ejecutivo en el Pleno del Parlamento, Griñán ha querido dejar claro que el Gobierno de España ha ido informando a la Junta sobre esta decisión que tendrá que aprobarse en las Cortes Generales.

Sistema defensivo
El líder del Ejecutivo andaluz, que ha insistido en que se trata de un sistema defensivo "ante determinados o eventuales ataques hostiles por parte de grupos terroristas internacionales que cuentan con misiles", ha apuntado también la situación "ciertamente inestable" que existe en estos momentos en el Sur del Mediterráneo.

Está "en fase final"
"No tratamos de ampliar nuestra fuerza de ataque, ya que nuestra ofensiva es el patrocinio de la paz y la alianza de civilizaciones", ha afirmado Griñán, quien ha subrayado que el acuerdo sobre este operativo está "en fase inicial", ya que aún se están produciendo negociaciones con los EEUU, y que cuando haya un acuerdo se llevará a las Cortes Generales.

Cuatro fragatas
De igual modo, Griñán ha explicado que serán cuatro fragatas las que circulen por las aguas del Mediterráneo, que estarán "atentas" a los riesgos de ataques que puedan producirse. "No es un sistema defensivo solo de España, sino que concita a todos nuestros aliados, ya que desde 1999 formamos parte de la estructura de la OTAN", ha explicado el presidente de la Junta.

"Legítimo derecho"
Finalmente, ha insistido en que España tiene "legítimo derecho" a defenderse ante ataques terroristas y a usar medios defensivos. Si bien, en lo que se refiere al empleo que este operativo puede crear en la Bahía de Cádiz, Griñán ha dicho si pensara que este sistema es injusto ningún nuevo empleo sería bueno. Si bien, ha apuntado que ése no es el caso porque "el despliegue es justo, nos beneficiamos todos y todo el empleo que se cree será bueno"