Tras el turno de Arenas, el también presidente de la Diputación de Almería y alcalde de Roquetas de Mar llamó a los medios de comunicación para intentar puntualizar sus afirmaciones previas. Amat no dudó en calificar el incidente como: "El primer fallo que he tenido en toda mi carrera política", según publica la edición andaluza de El País.

Fruto de la “emoción”
El dirigente 'popular' almeriense, de 67 años, aseguró que sus palabras habían sido fruto de la “emoción” del momento en el que se dirigía a más de una centena de militantes y cargos políticos del PP asistentes a la reunión. "No es lo que siento ni lo que he compartido”, afirmó Amat.

“Lo que la gente quiere”
“La dictadura es una dictadura y la democracia, es una democracia. Vivimos en democracia y gracias a Dios tenemos lo que la gente quiere y lo que votan en las urnas”, subrayó. “Al que cuece y amasa todo le pasa”, concluyó como colofón a sus disculpas.